×
Leopoldo Ramos
Leopoldo Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
31 Enero 2016 05:09:58
Ciudad ilusión
El año pasado, policías locales detuvieron a un anciano que robó pan de un supermercado. “Tenía hambre”, argumentó poco antes de que los abogados de la tienda le otorgaran el perdón y recuperara la libertad. Lo mismo ocurrió con Dulce, una mujer que según contó a Zócalo Saltillo, no soportó la idea de que sus hijos regresaran de la escuela y no hubiera comida sobre la mesa. Entró a la tienda, tomó dos charolas de carne y las escondió en su bolsa; los guardias la descubrieron y enviaron a una cárcel preventiva, de la que salió tras pagar 400 pesos de multa. (http.//www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/robar-por-hombre-piden-modificacion-a-codigo-penal-1449470544).

“Comete robo quien con ánimo de apropiación se apodera de una cosa mueble ajena, sin derecho y sin consentimiento de quien legítimamente pueda disponer de ella. Se aplicará prisión de tres meses a cuatro años y multa cuando el valor de la cosa en un robo simple no exceda de quinientas veces el salario mínimo. La sanción será de uno a seis años de prisión y multa cuando el valor de la cosa en un robo simple exceda de quinientas veces el salario mínimo”.

Lo anterior es referencia textual de los artículos 410 y 412 del Código Penal de Coahuila, y quinientas veces el salario mínimo vigente (73.04 pesos) equivale a 36 mil 520 pesos, de tal manera que quien robe algo cuyo monto sea menor a esa última cantidad no incurrirá en delito grave y podrá quedar en libertad bajo fianza, pero el problema de quienes roban para poder alimentarse es precisamente que no tienen dinero, ni el mínimo indispensable, por lo que al ser descubiertos de seguro pasarán una temporada en la cárcel.

En el Código Penal de Coahuila no hay una figura legal específica para el robo de famélico o por hambre; quienes roben para comer o para alimentar a su familia serán procesados por robo simple, pero en el Congreso del Estado hay una iniciativa para despenalizar el hecho y lograr que no sean encarcelados, ni obligados a pagar fianza quienes roben por necesidad apremiante de alimentación. En ese caso, dice la propuesta del grupo parlamentario del PAN, los involucrados harían trabajo comunitario.

En la Ciudad de México, una medida similar está vigente desde 2008 y curiosamente también fue planteada por el PAN. El beneficio legal es para quien robe “por necesidad”, ya sea comida, ropa o medicamentos; que no tenga antecedentes penales, el robo haya sido sin violencia y compruebe que fue por no tener opciones de sustento. Barrer las calles y limpiar plazas y jardines públicos son algunas opciones para la condena. Si hay reincidencia, aún cuando el robo sea por necesidad, el responsable irá a prisión.

Los diputados del PAN aseguran que en México hay 7 mil presos que robaron por hambre, y la iniciativa busca evitar que lleguen a las cárceles personas obligadas por la necesidad para cometer el delito. La idea es atractiva, pero no resuelve el problema de fondo: que en lugares como Saltillo, considerada como una de las mejores ciudades para vivir (http://aristeguinoticias.com/2608/lomasdestacado/las-5-mejores-y-las-5-peores-ciudades-para-vivir-en-mexico/), haya quienes deban robar para comer.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2