×
Denise Maerker
Denise Maerker
ver +

" Comentar Imprimir
15 Diciembre 2010 04:00:32
Ciudad Juárez: peligro en los hospitales
¿Cómo le harán para distinguir a los heridos malos de las víctimas inocentes?

El martes se propagó la versión en los medios como pólvora: los médicos de Ciudad Juárez, que estaban ese día en paro de labores y reunidos en una asamblea, estaban evaluando si iban a seguir atendiendo a los heridos de bala, algunos proponían abiertamente no atender más a aquellos que fueran secuestradores o delincuentes. La pregunta era obvia: ¿Cómo le van a hacer los doctores para distinguir a los heridos malos de las víctimas inocentes? La moción no prosperó. Ni siquiera se consideró seriamente.

“Producto de la desesperación” –me dice la doctora Leticia Chavarría. Y es que los médicos de Ciudad Juárez tienen razones de estar desesperados. No sólo padecen como todos los ciudadanos los niveles de violencia más altos del mundo sino que en su calidad de médicos están expuestos a peligros particulares.

Cada herido de bala es un dilema para ellos. De entrada, hace ya tiempo, dejaron de acudir prestos a cada llamado de emergencia. Ahora esperan a que el lugar donde yace el herido esté bajo control del Ejército o de la Policía Federal. Con sangre aprendieron que si eran los primeros en llegar podían encontrarse con los delincuentes o ser víctimas de un segundo enfrentamiento. Luego viene el peligro para el hospital o clínica a donde es trasladado el herido.

En los últimos meses han habido seis incursiones de grupos armados a clínicas y hospitales públicos. No sólo se meten a rematar a los heridos, el peligro es para todos, en octubre en una calle lateral del hospital General del IMSS número 6 y en el área de urgencias tres jóvenes que se encontraban de visita fueron asesinados. En noviembre en la Clínica 66 del IMSS se metieron a buscar al padre de un niño que estaba hospitalizado y golpearon a otro hombre por equivocación. Obviamente en cada una de estas incursiones son todos, médicos, enfermeras, pacientes y familiares los que corren riesgos.

Por si fuera poco algunos doctores reportan haber recibido amenazas de parte de los adversarios o “contras” de algún herido que atendieron.

Los médicos llevan años pidiendo ayuda. La doctora Chavarría, miembro del Comité Médico Ciudadano, dice que han hecho la petición expresa para que fuerzas de seguridad cuiden permanentemente los hospitales públicos a los que se canalizan a los heridos de bala y que las autoridades no han hecho nada.

Curiosamente en el “Pliego de Exigencias” de Médicos Unidos por Juárez no aparece ninguna petición sobre las inseguras condiciones en que trabajan. Los doctores piden que: se esclarezcan los casos de dos de sus colegas asesinados, que la policía realice su trabajo con el rostro descubierto y placa de identificación visible, el saneamiento y profesionalización de la policía municipal, que se asignen 200 agentes del Ministerio Público federal para la investigación de los delitos, entre otros. Quizá no quieren pedir algo para ellos cuando la ciudad entera vive inmersa en la violencia. Lo cierto es que sus demandas de seguridad son muy atendibles.

La desesperación de unos cuantos no llevó, por ahora, a los médicos de Ciudad Juárez a convertirse en jueces que en caliente deciden quién debe vivir y quién no. ¡Qué bueno! La tentación, sin embargo, está ahí como está en tantos otros que se sienten igualmente desesperados y abandonados a su suerte.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2