×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
22 Octubre 2017 04:00:00
Ciudades, asentamientos humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible
A lo largo de su historia, la humanidad ha seguido una tendencia creciente de urbanización, entendida como la concentración de personas en ciudades y de los servicios que le son inherentes: agua potable, alcantarillado, electrificación, vialidades, transporte público, recolección de basura, rellenos sanitarios, seguridad pública, entretenimiento, salud, etc.

Si bien el fenómeno no es nuevo, y en algún momento sirvió para mejorar las capacidades de defensa y distribución de recursos, en décadas recientes los núcleos urbanos se han visto superados por problemas de diversa índole, haciendo que la convivencia y el tejido social muchas veces se ubiquen al borde de la ruptura.

Las sociedades urbanas, a pesar de numerosos proyectos para devolverles un sentido humano, siguen siendo un conglomerado de aspiraciones y sueños a medio cumplir, donde rara vez se alcanza un equilibrio entre los aspectos sociales, económicos y ambientales.

A modo de ejemplo, las ciudades pueden ser lugares que generen cierta riqueza material, pero a costa de que su población tolere la degradación del aire, agua y suelo, así como los costos sociales de familias fragmentadas como consecuencia de centros laborales y de estudio alejados del hogar.

Ante esta realidad, la Organización de las Naciones Unidas se ha ocupado del tema urbano desde diversas perspectivas. Es el caso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), adoptados por dicha Organización en septiembre de 2015, en particular el Objetivo 11, cuyo fin es lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

El Gobierno de México considera que los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un compromiso de Estado, otorgándoles la máxima prioridad y atención directa a través de una oficina especial en la Presidencia de la República. De manera paralela, en el Senado hemos creado un grupo de trabajo que, con base en las atribuciones del Poder Legislativo, actualmente impulsa la debida implementación de estos Objetivos.

En el caso de México, a través del Objetivo 11 se busca desarrollar una política urbana transversal que abarque tanto a los tres niveles de Gobierno (Federación, estados y municipios), como a diversos actores relevantes entre ellos el sector privado, la academia y las organizaciones no gubernamentales. Como se ha visto en líneas anteriores, la atención de la problemática de las ciudades y asentamientos humanos debe seguir los siguientes ejes:

Inclusivos, a efecto de asegurar que todas y todos los habitantes participen en la vida cotidiana de la ciudad, sin ser excluidos por razones de raza, religión, edad, género, orientación sexual o cualquier otra. Es muy frecuente que, ante el desenfreno del ritmo citadino, muchas personas se vuelvan invisibles, entre ellas las que viven en situación de calle, indígenas y las de la tercera edad. Una ciudad no debe girar únicamente en torno de quienes puedan pagar sus servicios, sino para todos aquellos que requieren un espacio vital.

Seguros, en el entendido de que una de las funciones básicas del Estado es brindar seguridad a las posesiones de sus habitantes así como asegurar su bienestar. La seguridad no sólo implica contar con la debida vigilancia pública y respuesta ante emergencias, sino que permite a los ciudadanos tener la certeza de que la autoridad cuenta con mecanismos eficientes e idóneos para tutelar sus derechos.

Resilientes, de modo que las ciudades puedan regresar a las condiciones previas a una emergencia, esto es, recuperarse en un tiempo razonable de los efectos de temblores, inundaciones, incendios y otros fenómenos que pudieran ocasionar pérdidas humanas y materiales, así como falta de alimentos o fallas en los servicios básicos de electricidad, saneamiento y transporte, entre otros.

Sostenibles, con el fin de que las ciudades y los asentamientos humanos desarrollen de forma armónica los diversos aspectos sociales, económicos y ambientales que existen en un espacio urbano, asegurando con ello que las empresas y oficinas, los centros de convivencia social y las áreas naturales sean apropiadas y suficientes para el bienestar físico y psicológico de los ciudadanos.

Estimados colegas, reflexionemos sobre la importancia de atender adecuadamente las necesidades de las ciudades y asentamientos humanos, con miras a alcanzar un equilibrio y respeto entre quienes las habitamos.

Nos leemos la próxima semana.

¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2