×
Confesionario
Confesionario
ver +

" Comentar Imprimir
10 Noviembre 2018 04:10:00
“Civilidad política”
Ahora cunde entre los priístas lo que han llamado “civilidad pólitica”.

Ellos, los líderes y hasta regidores del tricolor, sólo siguen el ejemplo de los de arriba, de sus ex dirigentes municipales y estatales.

Sigue siendo la comidilla de la militancia la foto donde aparece Verónica Martínez, senadora y ex presidenta del CDE y Pablo González, ex líder municipal.

Si ellos, los de arriba, tienen buena relación con los enemigos políticos, los de abajo no deberían tener ningún problema con los locales.

Por eso no tardaron mucho en ir y “entregarse” a Alfredo Paredes.

Los tres que aspiran a la dirigencia estatal del PAN se vieron ayer las caras.

Mario Dávila y Miguel Wheelock se le fueron a la yugular al “oficial”, Jesús de León Tello.

En su cara, dijeron que De León es controlado por un grupo que impide el avance democrático de la institución, y que toma las principales decisiones del partido, lo que es causa de molestia e inconformidad entre sus miembros.

No dieron nombres, pero se refieren a Guillermo Anaya, Bernardo González y todos los que forman parte del Comité Estatal.

El de Monclova exigió que no sea una persona la que controle al partido y que se termine de una vez por todas con las prácticas que impiden a otros panistas acceder a diferentes cargos de elección popular.

Después del encuentro en Saltillo de los aspirantes al CDE del PAN, los albiazules de Monclova recibieron con aplausos a Mario Dávila.

Se reunieron en el Comité Municipal liderados por Alfredo Paredes y respaldaron a su candidato.

No se vio por ahí a Ariel Venegas, que tuvo la intención de participar en la contienda.

Tampoco a Rogelio Ramón, de quien dicen buscaría la dirigencia municipal del PAN.

Aún así fueron muchos los miembros activos que respaldaron a Mario.

Nada en gracia les cayó a los del PAN el que el ex gobernador Rubén Moreira haya sido designado delegado especial del PRI para la elección de Monterrey.

De lo menos que le dijeron fue mapache electoral.

Los panistas lo siguen acusando de lo mismo, de la megadeuda y de supuestos desvíos.

Les caló que Rubén meta las manos en una elección donde según las encuestas dan como favoritos a los del PAN.

La diputada de Morena, Elisa Villalobos les volvió a repetir a los panistas la dosis del 30 de octubre.

En aquella ocasión hubo empate en la votación, 12 a 12, más el voto de abstención de la legisladora morenista.

Elisa se negó a que los panistas ganaran cuando pedían transparencia y rendición de cuentas.

Ahora que anduvieron por Múzquiz la de Morena les hizo lo mismo, pero ahora tuvo de aliada a Claudia Isela Ramírez, del PRD.

Tuvieron qué echar a la congeladora la propuesta de María Eugenia Cázares que pedía una investigación por la modificación indebida del presupuesto.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2