×
Ricardo Raphael
Ricardo Raphael
ver +
Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional. Representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. Coordinador de la Comisión Ciudadana de Estudios para Eliminar y Prevenir la Discriminación. Actualmente es profesor afiliado a la División de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Conductor del Espiral, programa de análisis político dominical del Canal 11. Analista Político cotidiano del Noticiero Enfoque de Núcleo Radio Mil. Analista semanal del noticiero nocturno de Proyecto 40. Co-conductor del programa Claves, también de Proyecto 40. Integrante de la mesa editorial de la Revista Nexos. Miembro del Consejo Consultivo de Conapo. Cuenta con diversas publicaciones en temas relativos a: La transición democrática. La función pública. El sistema de partidos. Los derechos. La ciudadanía.

" Comentar Imprimir
11 Julio 2016 03:00:00
Clinton vs Calderón
Margarita Zavala relanzará su campaña presidencial después del próximo martes. Si Hillary Clinton puede ganar la Presidencia de su país, ¿por qué ella estaría impedida para lograrlo en México?

La exprimera dama de los Estados Unidos –dentro de la Casa Blanca– dará legitimidad a la exprimera dama mexicana. Ese es el cálculo.

Hay sin embargo matices que valdría hacer notar entre los Calderón y los Clinton.

Ambos matrimonios se reconocen en la tradición argentina del kirchnerismo, la cual dicta una sentencia redundante: ¿por qué ella no?

Cabe romper la mirada romántica que las parejas políticas merecen para preguntarse si ella y él significan lo mismo.

¿Es Margarita Zavala para México lo que Hillary Clinton implica para Estados Unidos?

Lo primero que salta a la vista es que ambos maridos son considerados por sus respectivos votantes como inferiores... Hillary es, para los ojos del pueblo estadunidense, una mujer moralmente superior que su esposo. Y la popularidad de Margarita Zavala aporta mejor aprecio en comparación con su marido.

En efecto, si hay sexismo en el juicio este juega a favor de las esposas. Bill y Felipe no son almas mejores en comparación con sus respectivas mujeres.

O todavía más contundente: ellas han mostrado mejor catadura ética en comparación con sus parejas.

Lo mejor de la presidencia de Bill Clinton fue su mujer. Lo mejor de la administración Calderón fue también Margarita.

En contraste, la primera y gran diferencia entre ambos matrimonios son los errores asignados a cada varón. Bill Clinton liga mala fama por su comportamiento sexual y también por las mentiras que propagó para ocultar sus deslices. En cambio Felipe Calderón tiene otros defectos. Uno es el que pesa sobre los demás: señalar con su dedo flamígero a sus enemigos.

No importa que se haya tratado, en su día, a Andrés Manuel López Obrador como un peligro para México; o después de los cárteles de la droga también como una amenaza inmensa.

Para el presidente Calderón ambos fueron presentados como lo mismo.

No pasa desapercibido que mientras Clinton fue un presidente victimario, Felipe fue un presidente víctima. El primero, por mentiroso, fue un peligro para la Presidencia de los Estados Unidos. El segundo en cambio hizo campaña como el salvador de la política frente a la hipótesis de la debacle.

Felipe Calderón no presentó su candidatura como la mejor del país en 2006, sino como la alternativa a la tragedia que podía implicar el triunfo de Andrés Manuel López Obrador. Y su narrativa convenció.

La élite económica se compró el argumento del peligro para México y muchos medios se dedicaron a repetir esa profesión de fe.

Ya con la banda presidencial puesta, el estilo pendenciero de Felipe se reprodujo sin pudor desde la Presidencia.

Los enemigos de su poder ya no fueron los lopezobradoristas sino los narcotraficantes que, de acuerdo con la propaganda gubernamental –los spots de la campaña de 2009 son inolvidables– se convirtieron en la justificación política principal del calderonismo.

De cara al 2018 cabe preguntarse si Margarita Zavala será un apéndice del calderonismo –como Hillary Clinton decidió serlo sin reserva del clintonismo– o es una expresión política propia y distinguible de su marido.

¿Es Margarita la candidata que volverá a señalar a AMLO como un peligro para México? ¿Se vestirá ella de uniforme militar para desafiar a las expresiones violentas del crimen organizado? ¿Será ella la protagonista de una trama necesitada de un antagonista, tal y como Felipe construyó su liderazgo político, en oposición a un adversario?

Mientras la narrativa de esta historia todavía está por desplegarse, la exhibición de Ricardo Anaya como un peligro para el PAN, por parte de la argumentación calderonista, sirve ya para saber cuán distintos son a la hora de hacer política Felipe y Margarita.

ZOOM: Declaró Hillary Clinton que cuando te disparan hay que volar alto. Felipe Calderón, en cambio, tiene experiencia con los tiros bajos. ¿Será Margarita como Hillary o como su marido?
Imprimir
COMENTARIOS



top-add