×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
19 Diciembre 2017 04:00:00
Coahuila en diciembre
Yo meditaba absorto, devanando los hilos del hastío y la tristeza, cuando llegó a mi oído, por la ventana de mi estancia, abierta a una caliente noche de verano, el plañir de una copla soñolienta (…) Y era el Amor, como una roja llama… -nerviosa mano en la vibrante cuerda ponía un largo suspirar de oro, que se trocaba en surtidor de estrellas (…)

Lo anterior es un extracto del poema Cante Hondo del excelso poeta Antonio Machado, que conocí gracias a los libros que me mostró mi papá desde mi época universitaria y que, como una rutina anual, me pongo a releer en estas épocas decembrinas. La verdad, sucede que en estas fechas uno se pone un tanto nostálgico, pero con un aire seguro, que siempre pone de manifiesto las esperanzas de realizar tareas para con la sociedad, para con su familia y porque no, para consigo mismo.

Y el momento no es para menos; nuestro estado es una entidad repleta de cultura y tradiciones, de hecho, no hay rincón de México que no lo sea; el mes de diciembre es un mes repleto de celebraciones que van desde el 12 de diciembre hasta el 6 de enero. Con regalos, con comidas con los amigos y familiares, con creencias religiosas, siempre hay motivo para celebraciones y en lo particular es uno de mis meses favoritos en donde aprovecho para recordarles lo importante del amor y de la solidaridad a mis tres pequeñas princesas.

Considero que este mes es un momento importante para transmitir la importancia de dar y no solamente recibir, de ser solidarios, de alimentar el espíritu y de disfrutar las pequeñas cosas de la vida. Hoy que vivimos inmersos en muchísimas cuestiones banales, eso es el mejor regalo que le podemos ofrecer a nuestros seres queridos. Diciembre es una época para renovar la fe hacia nuestros semejantes, hacia la familia… es el momento idóneo para poner en alto el amor y la paz.

Actividades fundamentales que debiésemos inculcar desde nuestras familias y para con la sociedad es el entender que la felicidad misma, no sólo está en los objetos y regalos materiales, lo primordial es la alegría, la solidaridad y la espiritualidad. El amor por la lectura, el compartir anécdotas y sobre todo, tratar de pasar el mayor tiempo con nuestros seres queridos son acciones que la Navidad nos incita.

A todos los saltillenses y coahuilenses les deseo una feliz Navidad rodeado de sus seres queridos e invito por medio de este espacio periodístico a no dejar que se pierdan las tradiciones de esta época ante los cambios del mundo moderno. Crear vínculos emocionales y fomentar la solidaridad para con el que menos tiene son herramientas fundamentales que se precisan para robustecer el tejido social de un entorno. Aprovechemos estas celebraciones para rescatar momentos y fomentar el convivio con la familia y con los amigos. Lo mejor para ti y para tus seres queridos te reitera tu amigo Francisco Tobías.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2