×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
08 Agosto 2017 04:00:00
Coahuila, prueba de fuego
Una de cada cuatro elecciones para gobernador del año pasado fue impugnada: dos por el PRI (Chihuahua y Quintana Roo) y una por Morena (Zacatecas). El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revalidó los triunfos del PAN, en los dos primeros, y del PRI, en la tercera, avalados previamente por tribunales electorales de estados gobernados por el PRI. En Chihuahua, la alternancia convirtió en prófugo a César Duarte por delitos de corrupción. En Quintana Roo, donde jamás había ganado un partido de oposición, Roberto Borge huyó para evadir la justicia. La Interpol lo detuvo en Panamá el 4 de junio, antes de abordar un vuelo a París, acusado de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El PRI conservó el poder en Zacatecas por un margen de 18% frente a Morena, segundo lugar en votos. El presidente Peña premió al exgobernador Miguel Alonso Reyes con la dirección de Fonatur. Después de tomar posesión, fue acusado ante la PGR de desviar más de 300 millones de pesos por mediación de 24 empresas fantasma (El Norte, 06.12.16).

El TEPJF confirmó por unanimidad los triunfos de los panistas Javier Corral (Chihuahua), Carlos Manuel Joaquín (Quintana) y del priista Alejandro Tello (Zacatecas) el 7 de septiembre de 2016. Los comicios fueron el 5 de junio; en la misma fecha se eligieron otros nueve gobernadores.

La única elección impugnada por ine-quidad en el financiamiento público y por exceder el tope de gastos de campaña (como en Coahuila), fue la de Tello, postulado por la coalición Zacatecas Primero. El TEPJF confirmó la sentencia definitiva del Tribunal Electoral y el acuerdo del Instituto Electoral local que aprobó el cómputo de la elección de gobernador, “porque el financiamiento fue otorgado conforme a lo establecido legalmente, y si en su caso fue inferior respecto a los demás contendientes, ello se debió a su calidad de partido de nueva creación (Morena)”.

El TEPJF consideró el rebase del tope de campaña “como no acreditado (…) porque aun sumando el gasto no reportado por 2 millones 700 mil pesos y el derivado de un procedimiento de queja que ascendió a 275 mil pesos, a los gastos erogados y reportados por la coalición equivalentes a 8 millones 519 mil 376 pesos, solamente se alcanza el monto total de 11 millones 495 mil pesos, el cual evidentemente es inferior al tope de gastos de campaña fijado por la autoridad electoral, que fue de 25 millones 378 mil 1 pesos”.

En Quintana Roo, donde el PRI impugnó el triunfo de su exmilitante Carlos Manuel Joaquín, postulado por la coalición Quintana Roo UNE, una Nueva Esperanza, formada por el PAN y el PRD, los magistrados federales ratificaron la sentencia del Tribunal Electoral del Estado al “considerar infundados los criterios de determinancia aducidos por el partido político demandante, porque en forma alguna acreditó la existencia de un nexo causal entre las irregularidades señaladas y los resultados, ya que la diferencia porcentual entre el primer y el segundo lugar es de 8.9%, lo que equivale a que el candidato de la coalición ganadora recibió 52 mil votos más que el segundo lugar”.

En Chihuahua, donde Javier Corral ganó por una diferencia de 8.9% a Enrique Serrano, el pleno del TEPJF “calificó como inoperantes los agravios” interpuestos por el PRI y el Partido Verde. Advirtió que “la verdadera intención de los enjuiciantes no consistió en la simple objeción de los documentos aportados (…) sino en una auténtica ampliación de su demanda, la cual resulta improcedente al haber transcurrido en exceso el plazo para impugnar (…).
Imprimir
COMENTARIOS



top-add