×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
22 Enero 2019 03:58:00
Colapso
Dmitry Orlov: “Cómo es exactamente un ‘colapso final’. Algunas personas tienen la suposición errónea de que una sociedad o un país colapsado parece un mundo Mad Max. Esto no es así. Ucrania ha sido un estado fallido durante varios años, pero todavía existe en el mapa. Las personas viven allí, trabajan, la mayoría todavía tiene electricidad (aunque no las 24 horas del día, los 7 días de la semana), existe un gobierno y, al menos oficialmente, se mantiene la ley y el orden. Este tipo de sociedad colapsada puede durar años, quizás décadas, pero aún así se encuentra en un estado de colapso, ya que ha alcanzado todas las 5 etapas del colapso, tal como se define en el libro Las Cinco Etapas del Colapso: Manual del Sobreviviente, donde menciona las 5 etapas de colapso:

Etapa 1: Colapso financiero. Se pierde la fe en ‘los negocios como siempre’.

Etapa 2: Colapso comercial. Se pierde la fe en que ‘el mercado proveerá’.

Etapa 3: Colapso político. Se pierde la fe en que ‘el gobierno cuidará de ti’.

Etapa 4: Colapso social. Se pierde la fe de que ‘tu gente te cuidará’.

Etapa 5: Colapso cultural. Se pierde la fe en ‘la bondad de la humanidad’”.

EN VIVO

“Habiendo visitado personalmente la Argentina en los años 70 y 80, y visto la Rusia a principios de los 90, puedo dar fe de que una sociedad puede colapsar completamente mientras mantiene muchas de las apariencias externas de una sociedad normal que aún funciona. A diferencia del Titanic, la mayoría de los regímenes colapsados no se hunden completamente. Permanecen cerca de la mitad bajo el agua y la mitad arriba, posiblemente con una orquesta que todavía toca música alegre. Y en las cabinas más caras de la cubierta superior, un estilo de vida bastante lujoso puede ser mantenido por las élites. Pero para la mayoría de los pasajeros, un colapso de este tipo se traduce en pobreza, inseguridad, inestabilidad política y una enorme pérdida de bienestar. Además, en términos de movimiento, un barco medio hundido no es un barco en absoluto. Mientras los sistemas de megafonía de la nave sigan anunciando buen clima y brunches abundantes, y mientras la mayoría de los pasajeros permanezca en sus cabinas y miren televisión en lugar de mirar por la ventana, la ilusión de normalidad puede ser mantenida durante bastante tiempo, incluso después de un colapso. Durante la fase E1, la mayoría de los pasajeros se mantendrán en total ignorancia, y sólo cuando E2 ataca la realidad eventualmente destruye la ignorancia y las ilusiones de los pasajeros”.

CORRUPCIÓN

“Dicen los gringos ‘if you pay peanuts you get monkeys’ (si pagas cacahuates, obtienes changos). El problema mayor de México no son los altos sueldos a los funcionarios. Ni siquiera es la famosa ‘corrupción’, que de tanto decirse, nadie sabe qué significa pero todo el mundo cree que entiende. El mayor problema de México (que no se resuelve poniendo gente mal pagada en el Gobierno y corriendo a los que saben porque son caros) es la incompetencia. La falta de calidad en el servicio público. La falta de cumplimiento de las promesas y de la ley y del juramento de los funcionarios, de hacer cumplir lo anterior. La falta de aptitud de los jueces y legisladores. La falta de competencia de los pavimentadores y reparadores de calles e instaladores de señales de tránsito llega a niveles de delincuencia. Es ese el gran problema de México. Si quieren llamar corrupción a que la gente no cumpla mínimamente con su chamba o no sepa expresarse u ocupe un puesto dificilísimo siendo agrónomo, pues la llamaremos corrupción. La palabreja sirve para todo. Yo prefiero hablar de incompetencia y de delincuencia. En Singapur el ser funcionario público es tan honroso y difícil que los pocos que llegan allí reciben sueldos notoriamente altos. Y cuidadito si a alguno se le ocurre no hacer bien su chamba”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5