×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
06 Marzo 2019 04:00:00
Colocarían a adolescentes de 15a 17 años en el filo de los cantiles
La Cámara de Diputados aprobó ayer dos reformas que encendieron los focos amarillos. Reformó la Ley de Instituciones de Crédito y del Código Civil Federal para que los adolescentes de 15 a 17 años de edad puedan abrir cuentas bancarias.

Esta reforma causó escozor entre algunos los diputados, por la simple y sencilla razón de que siendo este segmento de la población muy vulnerable en muchos aspectos, los chamacos y chamacas de esas edades podrían colocarse bajo condición de peligro, pues podrían quedar a merced de ser utilizados por el crimen organizado para lavar dinero.

Quienes impulsaron la reforma figuran los diputados de Morena, PT, PRD y PES. Y quienes, no oponiéndose pero sí advertientes, son algunos del PRI como Claudia Pastor Badilla, quien sostuvo: “Reconocemos la urgencia para legislar en favor de nuestros adolescentes, pues son muchos quienes antes de los 18 años trabajan, tienen responsabilidades familiares y entre otros rubros tienen un comportamiento de adultos en obligaciones sin el equilibrio correspondiente en sus derechos, y de ahí nuestra posición a favor de esta propuesta.

“No obstante”, acotó la legisladora, “este planteamiento nos hace reflexionar si estamos atendiendo en su integridad el régimen especial a que nos sujeta el marco jurídico mexicano en el trato privilegiado a favor de nuestros adolescentes”.

Hacía unos minutos el Pleno acababa de aprobar en lo general el dictamen. Estaban ahora en la discusión en lo particular. Pastor Badilla agregó: “Soy concreta, pensemos en un joven de 15, 16 o 17 años que como titular de una cuenta de cheques deposita 1 millón de pesos en esa cuenta que no tendrá supervisión ni participación de algún tutor, cómo puede explicar ese joven el ingreso, sus padres no podrían saberlo, los bancos carecerían de reglas para reportar y explicar esas operaciones. ¿Queremos estos escenarios para nuestros adolescentes?

“Ahora pensemos en el derecho penal, en el que nosotros sabemos que los menores de 18 años no pueden ser procesados como adultos, ¿no creen que eso eleva el riesgo para que sean blanco de la delincuencia?

“Pensemos que para abrir una cuenta el banco requiere una identificación oficial. ¿Pueden nuestros adolescentes tenerla? ¿Con qué instrumento podría el banco cubrir los protocolos de sistemas bancarios?

“Por estas razones la propuesta es agregar un transitorio para que el Congreso de la Unión se comprometa a tener en un plazo máximo de 180 días a partir de la entrada en vigor del presente decreto, una adecuación integral en las distintas normas que involucran a la población entre 15 y 17 años”.

Aceptaba el Pleno la reserva del PRI. Y se ponían a debatir en torno de la propuesta:

El diputado de MC Higinio del Toro Pérez: “Al participar en la Comisión de Hacienda ya habíamos advertido de la necesidad de acotar este programa de alguna manera para evitar que se caiga en la tentación de que finalmente este programa que puede ser loable, que va a beneficiar a los jóvenes de este país, pues pueda derivar en que estos mismos jóvenes se conviertan en carne de cañón al ser usados para lavar recursos de procedencia ilícita”.

Y la diputada del PAN Cecilia Patrón Laviada: “No debemos permitir que dada su condición de vulnerabilidad se generen abusos por parte del crimen. Es por lo que proponemos que se incluya en el artículo Tercero transitorio de la Ley de Instituciones de Crédito (para prevenir el lavado de dinero)”.

Antes, un argumento central lo dio Adriana Lozano Rodríguez, del PES: “Contar con una cuenta propia les ayudará a aumentar en los hechos su educación financiera. Al bancarizarse, jóvenes podrán acceder más pronto a productos y servicios bancarios como créditos al consumo, crédito automotriz o hasta de vivienda, esto les permitirá ganar tres años de experiencia adicionales. Aprenderán a usar el uso de cajeros automáticos, a pagar con medios digitales o a utilizar tarjetas de débito”.

El morenista Francisco Elizondo Garrido había argumentado: “El presente dictamen va dirigido específicamente a los adolescentes y cuenta con grandes bondades como: primero, fomentar la inclusión financiera en el país, y también incentivar a los adolescentes para que puedan desarrollar sus capacidades tanto educativas como profesionales y laborales.

“Con esta reforma se crean las condiciones para que más de 7 millones de adolescentes de entre 15 años y menores de 18, puedan abrir una cuenta bancaria, permitiendo que un adolescente que trabaja pueda abrir una cuenta bancaria para que le depositen su sueldo.

“También se verán beneficiados aquellos menores que están estudiando o capacitándose a través de cuentas bancarias serán depositados los recursos por conceptos de becas o por alguna política pública como es el caso del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

“… De igual manera, es importante resaltar que el presente dictamen contempla como medida de seguridad que los menores no podrán contratar préstamos o créditos con cargo a los fondos depositados en las cuentas que abran. Con esto se evitará el riesgo de que los adolescentes se endeuden desde edades muy tempranas. Asimismo, no deberá perderse de vista el papel que juegan los padres como guías de sus hijos en el manejo de sus finanzas personales, también la responsabilidad del Estado para hacer uso de los mecanismos a su alcance para supervisar que los saldos y movimientos de dichas cuentas no se traten de operaciones sospechosas y que en todo momento sean acordes a las realidades y actividades de los menores titulares de las cuentas bancarias”.

Este proceso legislativo continuará en el Senado. Veremos.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65