×
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
07 Julio 2017 04:00:00
Colonia Bravo
Sus fundadores fueron 20 familias que se instalaron en 1922 en tierras que estaban destinadas al cultivo y en donde el ferrocarril era la principal fuente de trabajo.

Su surgimiento se derivó de la desocupación de una veintena de cuartos que habían operado como salones, en lo que se pretendía ser un cinturón de vicio en la década de los años 20’s.

Algunas de las primeras veinte familias que la fundaron son las del Sr. Jesús Robles, la de Genaro López Rodríguez, la de Onésimo de Luna, de Julio de la Cruz, de Policarpo Álvarez y otros que escapan a la memoria.

Los colonos habitaron las casas sobre la calle Centenario rumbo a la colonia Morelos y al paso de los años y a la explosión demográfica de ese sector, el arribo de nuevas gentes hizo que se poblara rápidamente para llegar a ser lo que es ahora, uno de los sectores con mayor densidad de población de la ciudad.

A lo largo de sus primeros sesenta años, sólo estaba pavimentada parte de la calle Centenario y no aparecían con este beneficio el resto de sus calles, lográndose apenas en la administración 1982-1984.

La calle Centenario siempre ha sido la principal, que era conocida como la 90, porque los solares en ambos lados de la calle se vendían a razón de 90 dólares.

La colonia era prácticamente propiedad del Sr. Fructuoso García Zuazua y después de la inundación de 1932, se procedió a fraccionar en beneficio de nuevos colonos.

Dentro de la colonia existían algunas organizaciones como Obreros Unidos del Norte y la Sociedad Agrícola Progreso de Piedras Negras.

El sector conocido como de Las 7 casas, sector donde estaban siete viviendas de madera, se construyó posteriormente.

Para los colonos, el ferrocarril fue la piedra angular en el desarrollo y tenían talleres en donde se fabricaban coches de ferrocarril, locomotoras, etc. Se ha mantenido el desarrollo armónico y se han generado en forma progresiva los servicios necesarios, pavimentación en sus calles, energía eléctrica, agua potable, drenaje, gas natural, teléfono, cable privado de televisión, etc.

Un puente sobre el arroyo del Tornillo, que está canalizado y en ocasiones es desazolvado.

Tiene dos escuelas primarias y una secundaria, iglesias de diversos cultos, una de ellas, la del Sagrado Corazón, ya convertida en parroquia, varios consultorios médicos privados, centros de diversión, etc.,

La colonia Bravo creció y lo hizo de manera explosiva y con este crecimiento aumentaron sus problemas, la construcción del puerto Coahuila 2000 le ha aislado del centro de la ciudad limitándola a dos salidas, el cierre de la fundidora de AHMSA ha impedido que se limpien los sectores de depósito de estos escombros, siendo un verdadero dolor de cabeza para sus habitantes.

La prolongación de la calle Xicoténcatl que ataño se conectaba con la calle Centenario, quedó bloqueada definitivamente por las nuevas instalaciones portuarias de Coahuila 2000, convirtiéndose en un muro infranqueable, como también el que construyó la empresa ferrocarrilera con el pretexto de proteger sus cargas del vandalismo, dividiendo en ese sitio la ciudad en dos partes.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add