×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
23 Septiembre 2017 04:00:00
Con el puño cerrado
El brazo arriba con el puño cerrado… todos de inmediato, a guardar silencio… el corazón se acelera con la ilusión de encontrar una señal de vida, ¿sí… no?

No hay manera de describir lo que todas estas personas han vivido, la mayoría de las y los mexicanos, hemos seguido cada momento a través de las publicaciones en las redes sociales, los noticieros y las transmisiones especiales. Todo México ha hecho cadenas de oración, y estamos al pendiente de que, en cualquier momento, se logre rescatar a una persona más con vida.

El puño cerrado de nuevo… un grito esperanzador: ¡Aquí hay niños, aquí hay niños, ayuden!, y de inmediato la esperanza de unos padres desesperados rezando porque sea su hijo, el rescatado.

Una y otra vez, observando las listas del rescate, con las manos entrelazadas en posición de oración, sus lágrimas no cesan, y en cada puño cerrado… vuelve a despertar la ilusión.

Es impresionante ver tanta gente haciendo a un lado su cotidianidad para ayudar, las casas cercanas a los edificios derrumbados se convirtieron en hospitales, en refugios, en centros de ayuda y reencuentro familiar.

Todo mundo acudió a quitar escombros, no les importó si tenían guantes, tapabocas o protección, no hay tiempo cuando se trata de salvar una vida. Las autoridades, el Ejército, la Marina, la Policía Federal, los llamados “Topos” y los cuerpos de Protección Civil, acudieron de inmediato y tan solo en unos minutos, ellos, junto a la ciudadanía, iniciaron las labores de rescate.

Miles de gestos heroicos por parte de los habitantes de la Ciudad de México, miles de héroes anónimos que han dado su tiempo, sudor y recursos a quienes más lo necesitan, héroes que han salvado vidas, sin pensar en su propia vida. Y claro que no puedo dejar de mencionar a los grandes héroes caninos, que como Frida han salvado más de 50 vidas.

¿Qué puede pasar por la mente de estas personas y esas pequeñas niñas y niños bajo los escombros?

En otras ocasiones, yo he compartido en este espacio mi preocupación por el uso inadecuado de las redes sociales, pero ahora fue sorprendente como, a través de ellas, se fueron formando cadenas humanas de ayuda, y no solo para auxiliar en el rescate, también para llevar víveres y proveer de palas, picos, y cualquier instrumento que pudiera ser de utilidad. De igual forma, gracias a las redes sociales, se logró ubicar edificios dañados, estructuras en riesgo, personas atrapadas, y puntos donde se necesitaba ayuda específica.

Es admirable la unidad, solidaridad y generosidad con la que miles de mexicanos han respondido a esta emergencia, los que están trabajando en el rescate, lo han hecho sin descansar, sin distinguir el día o la noche, desafiando el riesgo que la propia naturaleza les impone.

Eso somos los mexicanos, no nos detenemos cuando se trata de ayudar y en esta ocasión no será diferente, ayudemos a México, aún hay familias que permanecen de pie con los nombres de sus seres queridos escritos en cartulinas, hay que donar recursos y acudir a los centros de acopio para auxiliar a los que nos necesitan, es momento de dar lo mejor de nosotros mismos para seguir adelante... #FuerzaMexico... Y tú ¿Qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2