×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
22 Julio 2017 04:00:00
Con licencia para robar
Cuando es detenido un delincuente del nivel que sea y sonríe, podríamos preguntarnos ¿De qué se ríe? La respuesta surge inmediata: Se ríe de la “justicia” que sabe no lo va a alcanzar.

Nos referimos a quien ha cometido algún delito y que está consciente que con la rapidez que es detenido, va a salir. El delincuente sabe que las leyes lo favorecen: Que solo unas horas deberá esperar para recuperar su libertad.

Nadie se explica cómo un individuo que arrastra una larga cadena de fechorías, ande libre por las calles siguiendo su carrera delictiva. Individuos que roban tienen en negro historial más de veinte delitos y sigan cometiendo todo tipo de ilícitos.

¿Para qué los detiene la autoridad? ¿Con qué elementos se le va a juzgar? Ahora resulta que ciertos delitos no son de importancia, no se consideran graves por eso salen.

La sociedad se siente agraviada; los ciudadanos nos sentimos defraudados por las autoridades, que protegen más a los delincuentes que a las víctimas del delito.

Y si nos sentimos molestos por la indiferencia de autoridades que no actúan para favorecer al ciudadano que ha padecido algún robo o agresión ¿cómo consideran los funcionarios que debemos estar ante el robo descarado y cínico con que actúan algunos gobernantes?

¿De qué se ríe Duarte? Preguntaba un reportero cuando el ex gobernador de VAeracruz era trasladado a México?

Sonriente y seguro abordó el avión que lo trajo de regreso a México. Duarte en esos momentos lanzaba una sonrisa burlona a todos los mexicanos que aún creemos en el castigo a los culpables; en que nadie, pero nadie debe estar fuera de la ley. Ciudadanos que aún confiamos que la impunidad no cobijará a quienes han defraudado la confianza de un pueblo y cometen delitos graves como la traición.

Desafortunadamente aunque se afirme que “se hará justicia”, sabemos que todo tiene un precio y que los ladronzuelos, cínicos que han gobernado, tienen para pagar un ejército de abogados, que los defenderán de un pueblo que clama justicia.

Los jueces van desechando acusaciones en contra de esos individuos, porque supuestamente carecen de sustento. ¿Acaso son tan torpes en la PGR que no pueden hacer algo bien hecho? Hacen pensar que tienen órdenes de no dañar al inculpado.

Si recordamos, Veracruz no tenía ni para pagar los sueldos de la nómina. ¿Dónde está ese dinero? Hay un reclamo de muchos millones por parte de la Secretaría de Salud; faltante que no ha sido aclarado.

Y si hacemos memoria, no podemos olvidar aquel episodio de los niños con cáncer a quienes aparentemente se les sustituyó el medicamento que se requería.

¿Cómo se debería considerar el atentar contra la salud? ¿Cómo justificar una acción, ruin y cobarde?

Simplemente como un crimen.

Lamentablemente eso no les importa a los abogados, ni a los jueces ni a las autoridades. A ver, “pruebas de que este pobre hombre robó el dinero del pueblo”, casi nos gritan los defensores. Se le acusa de comprar propiedades,
joyas y más.

¡No se hagan bolas,
señores!

Sabemos que su trabajo es precisamente defender a su cliente. Sin embargo todos sabemos que defienden, lo indefendible.

Coahuila es otro ejemplo de saqueo de las arcas. Y de la burla a un pueblo que paga una deuda que no tiene fin, misma que habrá de heredar a las siguientes
generaciones.

No es difícil, seguir la huella de lo robado. Prestanombres, esposa y familia que derrochan. Residencias y negocios adquiridos en el extranjero y reclaman como propios. ¿Cómo y con qué adquirieron todo? ¿Por qué las autoridades nunca han reclamado nada? Hacen pensar en una gran red de
complicidades. No hay más.

¿De qué nos sirve que unos sean juzgados en Estados Unidos y a otros los traigan a México? El dinero difícilmente se va a recuperar. A ellos, a los ladrones y sinvergüenzas, los protege un sistema corrupto

Por eso se ríen, del pueblo, de las leyes elaboradas para la protección de delincuentes. Mientras los ciudadanos nos empeñamos en creer en la justicia, quienes son los encargados de aplicarla les otorgan a quienes cometen traición, una licencia para robar que lleva el nombre de IMPUNIDAD

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2