×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
28 Junio 2018 04:00:00
Concluyeron las campañas; pero la guerra sucia no
¿Cuántos votos conseguirán finalmente comprar el PRI y el PAN para sus respectivos candidatos presidenciales?, es la pregunta que escocía ayer en los territorios del Congreso de la Unión y mordía los filos del sistema político mexicano.

Andrés Manuel López Obrador volvió a decir ayer, en la clausura de su campaña, a quienes lo han seguido –para sosegarlos-, que desde un principio se preveía que el PRI y PAN tratarían de comprar millones de votos. Pero no conseguirán más de cinco millones. Si acaso. Y no les alcanzará el fraude, insistía, para detener a esto que calificó como un movimiento social que podrá entre 25 y 30 millones de votos de diferenciar, entre el primero y segundo lugar.

Según una encuesta elaborada por la organización civil Acción Ciudadana Contra la Pobreza –publicada ayer por la revista Proceso-, unos 15 millones de mexicanos en edad de votar fueron acosados por el PRI y PAN para vender su voto, de los cuales unos 5.3 millones de mexicanos sí terminaron prostituyéndose, vendiéndolo.

Quien decía lo anterior era Alberto Serdán Rosales, coordinador del organismo encuestador, y fue éste quien al portal de marras alertó que si bien la mayoría de los ciudadanos tentados por el PRI y PAN lo rechazaron, con los que se vendieron “sí pueden determinar una elección local”. Y refería a las elecciones para gobernadores.

Este delito electoral seguía provocando este miércoles ecos en todo el país; pero no en los territorios apagados del Congreso de la Unión. Diputados y senadores permanecen impávidos ante el avance del candidato de Morena; y evaden a toda costa posicionarse en torno de la compra del voto, que inauditamente las autoridades electorales no combaten, y que tienen como principales beneficiarios a los candidatos presidenciales Ricardo Anaya Cortés y José Antonio Meade Kuribreña.

Otra vez los silencios en el Congreso asfixiaban las gargantas de diputados y senadores, que insisten en no posicionarse en torno de la lista extensa de políticos asesinados de septiembre a la fecha.

De acuerdo con la consultora Etellekt, del 8 de septiembre de 2017 hasta ayer, 27 de junio, han sido ejecutados 130 personas dedicadas a la política. Y casi 50 de ellos eran candidatos a algún puesto de elección popular en estas campañas electorales de más de 3400 puestos de elección popular, que ayer han concluido.

Tampoco, ayer, ningún diputado ni senador se posicionó a propósito de la violencia creciente en contra de quienes participan en el proceso electoral. Y tampoco han dicho nada sobre la amenaza del crimen organizado sobre el proceso electoral.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, urgió ayer a toda la gente que vaya a participar en la votación del 1 de julio próximo, a que lo hagan con extremado cuidado y no voten por ningún candidato, sea del partido que fuere, que tenga sembrada la sospecha de estar coludido con el narcotráfico.

Este llamamiento de la Coparmex a la población tenía que hacerlo el Congreso mexicano, no ahora, sino reiteradamente. Y no lo hace.

De acuerdo con la ley electoral, este miércoles 27 de junio fue el último día de campañas electorales. Y a partir de este jueves y hasta el domingo 1 de julio, los ciudadanos tendrán un lapso para la reflexión sobre el sentido del voto.

Difícilmente estos días no serán utilizados para continuar con la campaña presidencial. Sobre todo por quienes las encuestas colocaron en segundo y tercer lugares. Ahora pondrán a la propaganda el disfraz de la denuncia, para seguir atacándose entre ellos, o contra el candidato presidencial puntero, Andrés Manuel López Obrador.

Anaya seguirá estos días acometido por el PRI, por su presunto involucramiento en el delito de lavado de dinero. Y Anaya, a través de voceros de su campaña, ya responderá golpeando a Enrique Peña Nieto, a quien tiene amenazado con que lo meterá a la cárcel si llega a la presidencia de la República.

Sin embargo, ni los priístas ni panistas hablarán de ese río subterráneo de dinero con que están atacando al candidato puntero de Morena. Dinero para la compra de votos.
El presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, reiteró ayer lo que declaró el día anterior: que “admitir los resultados de los comicios es parte de las reglas de la democracia”.

El martes 26, Lorenzo Córdova junto con la presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Otálora, había llamado a “aceptar democráticamente a quienes triunfen en las elecciones”.

Pero su posicionamiento escocía en las filas de la oposición morenista, porque el INE –más allá de las declaraciones y pronunciamientos de quien lo preside- está paralizado y totalmente rebasado por la compra desesperada, a matacaballo, de la compra de votos.

El INE, por ejemplo, hizo muy poco caso a la detención de dos sujetos el martes con 20 millones de pesos en efectivo, que a decir de ellos a la policía, iban a ser entregados al PRI nacional.

ESTRIBO
A manera de prólogo de las clausuras electorales, ayer, siete gobernadores de filiación panista anunciaron la creación de la Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional, y su primer pronunciamiento fue afirmar que “tienen plena disposición a dialogar y colaborar con el gobierno que resulte electo el 1 de julio próximo por el bien del país”.

No tendrían absolutamente ninguna necesidad de posicionarse así, si tuvieran la convicción de que el próximo ganador de la contienda presidencial fuese el candidato panista o el priísta.

Se ha visto esta decisión de los siete como un saludo a Andrés Manuel López Obrador.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2