×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
02 Mayo 2017 03:00:00
Conexión Tamaulipas
El caso Yarrington atrajo de nuevo los reflectores a Coahuila. Humberto Moreira fue el primer exgobernador mexicano detenido en Europa, por lavado de dinero y presuntos vínculos con los Zetas. Para tener una idea de la importancia que el Gobierno de Estados Unidos concede a la lucha contra la corrupción y el narcotráfico, el diario digital Breitbart, cuyo dueño, Steve Bannon, es el principal asesor del presidente Trump en temas de seguridad, ridiculizó a la PGR: “Las autoridades mexicanas no jugaron un papel en la detención (de Yarrington)”.

Urgida de legitimidad, la PGR, cuyo titular, Raúl Cervantes, colaboró con Humberto Moreira en el PRI, había celebrado como propio el éxito del operativo. Dijo que la detención de Yarrington ocurrió “gracias a la colaboración de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales, la Agencia de Investigación Criminal (…)” y de autoridades de Italia. El Gobierno de ese país puso las cosas en claro e informó que el arresto del tamaulipeco lo solicitó Estados Unidos, no México.

El portal de Bannon aprovechó para asestar un nuevo golpe a la administración peñista: “Las tensiones diplomáticas han surgido con respecto al Gobierno mexicano tratando de evitar la extradición a Estados Unidos de un político corrupto que enfrenta cargos de tráfico de drogas y lavado de dinero”.

Los tres últimos gobernadores de Tamaulipas –base de los cárteles del Golfo y los Zetas– son investigados en Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dinero: 1) Manuel Cavazos. Como delegado del PRI en Coahuila en 2011, habría conectado a políticos locales con los Zetas. 2) Tomás Yarrington. Se relacionó con Arturo Montiel, gobernador del Estado de México, cuando ambos eran aspirantes a la Presidencia por el Tucom. Ese vínculo podría explicar la protección a Yarrington durante tanto tiempo. 3) Eugenio Hernández. En junio de 2015, el fiscal federal del Distrito Sur de Texas ordenó su aprehensión por lavado de dinero e “incitar transacciones bancarias ilícitas a favor del cartel de los Zetas”.

Hernández y los exgobernadores de Coahuila, Enrique Martínez, Humberto Moreira y Jorge Torres López son vinculados al contratista Luis Carlos Castillo, el “Rey de los Dragones”, quien el 3 de enero pasado se declaró culpable ante una Corte de Texas de conspirar para lavar dinero en Estados Unidos. El Gobierno le ha decomisado cuentas y propiedades por 36 millones de dólares.

El escándalo podría escalar a Los Pinos. En su columna Serpientes y Escaleras (30.11.16) titulada “Los amigos del Dragón”, Salvador García Soto dice: “En los primeros días de agosto de 2010, en la mansión del empresario Luis Carlos Castillo en McAllen (…) al menos 10 gobernadores mexicanos del PRI sellaron un pacto para apoyar e impulsar a uno (de ellos) a la Presidencia de la República; al que apoyarían era el entonces gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto, y el empresario anfitrión, a quien apodan “El Dragón”, financiero y amigo de varios mandatarios priistas ahí presentes, es el mismo que el 11 de noviembre pasado fue detenido en Estados Unidos y acusado de lavado de dinero y fraude bancario”.

En Texas, el exlíder del PRI Humberto Moreira es investigado por algunos de los mismos delitos que se le imputan a Yarrington. El gobernador interino Jorge Torres López figura entre los “fugitivos más buscados” por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), “debido a que fue uno de los peones de Humberto Moreira Valdés para depositar los fondos saqueados del erario de Coahuila en paraísos fiscales y bancos de Texas”. (Proceso, 07.02.16)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add