×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
24 Agosto 2018 04:00:00
Conformación histórica de fuerzas en la Cámara de Diputados
El presidente electo Andrés Manuel López Obrador tendrá, para beneficio de su causa política, 308 diputaciones, de acuerdo con las constancias definitivas de legisladores plurinominales que ayer hizo públicas el Instituto Nacional Electoral (INE).

El otrora candidato presidencial opositor quedó bastante sobrado para conseguir las mayorías absolutas, cada que las requiera en San Lázaro. Y estará relativamente cerca de alcanzar las mayorías colegiadas también conocidas como la de los dos tercios.

Con las mayorías absolutas, que son las de 251 curules, el próximo gobierno de la República podrá fácilmente conseguir aprobaciones de reformas de leyes secundarias. Y también las reformas correspondientes a las leyes anuales de los Ingresos y Egresos, y de Criterios Generales de Política Económica.

Estos últimos entendidos como el marco de la economía –suerte de medidas de una cancha de juego- en que propondrá el Gobierno federal jugar cada año.

Se refiere uno, por supuesto, a los también llamados Supuestos Macroeconómicos Crecimiento, Déficit, Inflación, precio internacional del crudo mexicano para fines presupuestarios y Tipo de Cambio.

A la mayoría de dos tercios se le requiere para el caso de reformas constitucionales. Para tal fin, el gobierno próximo tendría que recurrir a la conformación de una alianza con alguno de los otros grupos parlamentarios que quedaron por allí, por cierto, bastante rezagados.

Apenas si necesitarían de otros 25 o 26 diputados, siempre y cuando el quórum estuviera registrando en esa asamblea los 500 diputados, porque, de lo contrario, aquellos dos tercios tendrían que corresponder del número total de diputados asistentes, lo que facilitaría todavía más al gobierno de Amlo conseguir una mayoría colegiada; claro, siempre y cuando sus 308 estuvieran allí, presentes.

De acuerdo con los anuncios del mismo López Obrador, en esta 64 Legislatura –cuya duración abarcará el periodo de 2018 a 2021- su gobierno no irá necesariamente por solicitudes de reformas constitucionales. Tampoco las descarta.

De suceder así, entonces su relación legislativa con la Cámara de Diputados se abocará a realizar reformas secundarias, cuyo número de iniciativas en las comisiones de San Lázaro andan por las 3 mil.

Habrá que esperar, ahora que se constituyan los grupos parlamentarios de la próxima legislatura, cuáles serán sus propuestas de agenda legislativa. Muchas de estas ya las han estado anunciando desde julio reciente… aunque entre éstas también figuran algunas reformas a la Constitución.

Según los números que ha entregado ayer el Instituto Nacional Electoral, Morena en la Cámara de Diputados ha conseguido 191 curules, de las cuales 106 corresponden a diputaciones de mayoría relativa (así se les dice ganadas en una elección) y 85 a la figura de representación proporcional o plurinominal (las que entrega el INE de acuerdo con el número de votos que consiguió cada partido político, y de un total de 200 diputaciones).

López Obrador bateó lejos. Su más cercano competidor fue el PAN, pero por muy lejos: Apenas sumarán 81 curules, 40 de las cuales por mayoría relativa y 41 por la vía plurinominal.

El Partido del Trabajo, uno de los aliados de AmlO, quedó en tercer lugar con 61 diputaciones, de las cuales tres son de representación proporcional y el resto (58) por la vía electoral.

Pues fíjese que el PRI todavía no aparece, sino que fue el otro aliado de López Obrador, Partido Encuentro Social, el que con sus 56 curules alcanzadas consiguió la permanencia en el cuarto lugar. Y como no alcanzó el mínimo de votos para conservar el registro como partido político, el PES no obtuvo ninguna curul plurinominal.

Ahora sí, aquí, en la quinta posición, aparece el PRI, con 45 curules. Al otrora partido hegemónico, que tanto restregaba a sus opositores su condición de ganador de “carro completo”, ahora solo consiguió triunfar en siete distritos electorales, para obtener igual número de diputaciones. Y las 38 curules priístas restantes le han llegado por la vía plurinominal.

En marzo reciente, en el último periodo ordinario de sesiones, un arrogante legislador priísta propuso al Pleno de los diputados una iniciativa de reforma constitucional en la que planteaba reducir el número de 200 a 100 diputaciones plurinominales.

Si se hubiera aprobado, la situación del Partido Revolucionario Institucional habría sido peor todavía.

¿Y dónde están los demás partidos políticos?

¿Recuerda usted, lector, lectora, al “movimiento naranja”? Pues quedó en el sexto lugar. Así de mal cayeron -en el ánimo de la gente en todo el país- sus infames anuncios electorales, para los cuales estuvo utilizando con una total desvergüenza a un chamaco de la etnia huichola. Y ahora el Partido Movimiento Ciudadano solo alcanzó 27 curules: 17 de mayoría relativa y 10 plurinominales.

Hay un séptimo lugar en esta lista histórica de repartición de curules, y es el PRD el que está en dicho sitio. El perredismo –devastado por los chuchos- descendió a los abismos de su historia con 22 curules, nueve de las cuales corresponden a nueve distritos electorales ganados y 13 a la figura de representación proporcional.

Todavía hay quienes quedaron más abajo: El Pvem, con 16 curules, de las cuales 11 son pluris y cinco por la vía electoral. Y el de hasta abajo es Nueva Alianza, con dos diputaciones plurinominales.

La conformación de fuerzas políticas en la Cámara de Diputados es histórica por donde se le vea. Los partidos grandes y poderosos de ayer, han pasado a ser minoría y no estarán ahora en condiciones de causar –al menos en esta 64 Legislatura- mayores perjuicios al país, como los cometieron en la 63, que a punto está de concluir. Se acabó el espacio. Falta el Senado. Veremos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2