×
Abel Pérez Rojas
Abel Pérez Rojas
ver +
Abel Pérez Rojas / [email protected] / @abelpr5 / facebook.com / abelperezrojas. Es poeta, comunicador y doctor en Educación Permanente. Dirige Sabersinfin.com.

" Comentar Imprimir
17 Enero 2017 04:00:00
Consiguió Gobierno unirnos contra el gasolinazo
Aunque con múltiples matices, la opinión pública se ha unificado en un solo sentido: el rechazo al más reciente gasolinazo y a la política económica seguida por el Gobierno federal. A todos ha enardecido el gasolinazo, y más cuando se contrasta con las promesas públicas que hizo el presidente Peña y su Gabinete de que con la reforma energética se acabarían los aumentos en los combustibles.

Pese a la apatía mostrada en otras ocasiones, por la cual la inconformidad se queda sólo en las redes sociales y no salta a las calles, en esta ocasión estamos viendo brotes en casi todo el territorio nacional.

Las manifestaciones son tan diversas como diverso es nuestro país. Cuando se va fraguando un movimiento de inconformidad contra un Gobierno es frecuente ver etapas en las cuales los diversos actores sociales no se ponen de acuerdo, de tal manera que las fuerzas aliadas del sistema hacen su labor de contención.

De alguna manera eso es lo que hemos visto en las últimas décadas en México, cuando surge inconformidad sobre algún suceso, sea un proceso electoral viciado, una masacre como la de Ayotzinapa o una devaluación, los partidos políticos satélites o aliadas y las televisoras –sólo por citar algunos– realizan una labor de “enfriamiento” para disipar la indignación social. Ahora parece ser que no serán
suficientes.

El Gobierno actual que tantos yerros ha mostrado en aclarar sucesos como los de Ayotzinapa y Tlatlaya, o en explicar convincentemente lo sucedido en el caso de la llamada “casa blanca”, o en el por qué se dio trato de mandatario a Donald Trump, ahora ha hecho algo que sólo se había visto en los días de desgracias naturales: unificar a todos los mexicanos en contra de algo, en este caso, la política económica cuya cara más reciente es el gasolinazo.

De ninguna manera es aceptable que en el repudio al gasolinazo se presente la violencia -de parte de los cuerpos policiacos ni de los manifestantes- pero si se quiere revertir todo el andamiaje jurídico y político que se construyó para hacer posibles las “reformas estructurales” de este sexenio e incubadas en los anteriores, el primer paso es mostrar que meterse con el bolsillo de la ciudadanía es tocar fibras que otros hechos lamentables no habían afectado.

El gobierno federal tiene que pensar muy bien cuáles son los pasos que va a dar en los siguientes días, porque si ya logró unificar a casi todos los mexicanos en su contra, entonces podría desatar algo que no se pueda pacificar en el corto ni mediano plazo.

Los mexicanos estamos de acuerdo en el rechazo al gasolinazo, pero es peligroso el surgimiento de grupos violentos y que de parte del Gobierno no haya la sensibilidad ni la capacidad para hacer la lectura correcta de lo que esto significa.

Entendámoslo: el México bronco despertó y las cosas no volverán a ser como antes.

¿Qué le parece?
Imprimir
COMENTARIOS



top-add