×
Redacción
Redacción
ver +

" Comentar Imprimir
20 Julio 2012 04:00:26
Contradicciones y desilusión
Desde siempre, hemos criticado la contradicción, por decir lo menos, en la que ha caído la izquierda mexicana, como el hecho mismo de aliarse con la derecha nada más con el propósito incalificable del poder por el poder, prueba de ello es que en tres de los estados en los que lograron imponer esos gobiernos aliancistas, la izquierda perdió en forma rotunda.

Con lo que siempre estaremos de acuerdo y siempre apoyaremos es con los grandes objetivos que sustenta esa izquierda, sobre todo en el rubro social para beneficio de los más desposeídos y de los grupos más maltratados por la injusticia y los atavismos que sostiene esa derecha.

No es posible que el propio presidente del Partido de la Revolución Democrática, PRD, Jesús Zambrano Grijalva, se deslinde de las decisiones propiamente vandálicas que anunciaron en su llamada Primera Convención Nacional de San Salvador Atenco, Estado de México, el grupo estudiantil #YoSoy132, y según se afirma al igual que 300 organizaciones más, de las cuales sólo se mencionan 4, y a pregunta expresa de los reporteros, el líder del Sol Azteca, afirme que no es apagafuegos, que no es bombero, o lo que es lo mismo tira la piedra y esconde la mano.

Otra situación de las incongruencias es la crítica, por un lado, del mismo Zambrano Grijalva a la reunión en la residencia oficial de Los Pinos, que sostuvieron el Presidente actual, Felipe Calderón Hinojosa y el candidato triunfador de los comicios presidenciales del pasado domingo 1 de julio, Enrique Peña Nieto, y por otro anuncie que va de la mano con el impresentable Gustavo Madero Muñoz, presidente aún del partido Acción Nacional, PAN, para seguir impugnando, fuera de tiempo legal, únicamente la contienda presidencial.

Ahí esta otra de las contradicciones: ¿Cómo creerle al candidato perdedor, Andrés Manuel López Obrador que sólo impugne la contienda presidencial y no las legislativas ni las de los gobiernos estatales, donde les fue estupendamente bien? ¿Cómo poder explicar que el ciudadano vote por los candidatos del PRD para legisladores y gobernadores y su voto no haya sido comprado y según él sólo fueron comprados loa que favorecieron al candidato ganador Peña Nieto?
La desazón, la descorazonada, la desilusión es mayúscula, como dice Julio Hernández López en su columna “Astillero”, de la Jornada de este jueves 19, nos quedamos esperando la prueba contundente que reiteradamente había anunciado que presentaría Andrés Manuel López Obrador para que se anulara la elección presidencial. Ésta jamás llegó ni llegará, simplemente porque no existe.

Sin embargo, con toda estas incongruencias y descorazonadas, las noticias que dan tranquilidad siguen fluyendo: A cada momento los estudiantes se distancian más de la estrategia de la violencia y Andrés Manuel López Obrador ya decidió no llevar a cabo ningún plantón como el que realizó hace 6 años por más de 3 meses en Paseo de la Reforma, su estrategia de ahora consiste en volver a recorrer el país para dar cuenta de su posición contraria al resultado de la elección presidencial.

Así vamos, entre contradicciones y desilusión, porque la prueba fundamental para anular la elección, sólo la presidencial, que reiteradamente anunció López Obrador no llegó. Insistimos, no llegó y no llegará porque simplemente no existe.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5