×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
11 Agosto 2018 04:00:00
Corrupción solapada
Ya se veía venir; si bien es cierto que no se sabía con certeza cuándo, al menos sí existía en no pocos la sospecha de que Elba Esther Gordillo sería liberada al dejar la Presidencia Enrique Peña Nieto.

Por esas “casualidades” que se presentan, en un abrir y cerrar de ojos, la “justicia mexicana” falló a favor de la exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Su detención fue cuestión política y su liberación también lo es, sin duda. No se usted, pero yo no creo en esas “casualidades” que se dan repentinamente y menos aún para favorecer a alguien que, sin lugar a dudas, formó parte de una serie de corruptelas, solapadas por el mismo gremio que dirigió.

La corrupción, despreciable mal que ha afectado a nuestro país, ha dañado a sus instituciones. La práctica frecuente de corruptelas ha deshonrado a gobiernos y empobrecido a no pocos. En esa práctica estamos inmersos todos, lamentablemente. Unos por desconocimiento, la mayoría por temor a hablar, a señalar porque sabe de antemano que no será respaldado por otros, aunque piensen igual que él.

El silencio se ha convertido en complicidad. Nadie se atreve a hablar por temor a represalias. Así, ha crecido lo que un día se inició como una práctica aislada, que solo se manifestaba en las alturas pero que descendió hasta atrapar a un buen número de personas. Triste y lamentable pero cierto.

¿Existen las personas honestas? Por supuesto que sí.

No creo sea difícil de detectar a la gente corrupta, lo que pasa es que hemos solapado esa detestable conducta por diversas razones. Quienes deberían ser castigados por disponer de los recursos que no les pertenecen se han burlado de todos, porque las leyes parecería que se han ido “acomodando” para beneficiar al ladrón, al sinvergüenza, a quien se apropia del patrimonio de los trabajadores, de los ciudadanos; para construir no un patrimonio, sino un imperio.

Y no es difícil detectarlo por una sencilla razón: La realidad está a la vista de todos.

La ostentación, el despilfarro de recursos es una señal de que algo anda mal. ¡Por Dios! ¿Nadie se daba cuenta?

Los maestros ¿No se daban cuenta de que su dirigente disponía del dinero de todos ellos?

Y todo el gremio, calladito; solo que de esa manera, no precisamente se veían más bonitos.

En el Sindicato de maestros, no todo eran cuotas, debe haber habido recursos que el gobierno le entregaba a la dirigente para capacitación de maestros Lo mismo ha sucedido en Pemex ¿Por qué su dirigente se considera intocable? ¿Qué hay detrás de todas las corruptelas?

Si han actuado libremente gobernantes y dirigentes sindicales es porque saben perfectamente que la justicia nunca los alcanzará. Porque la corrupción va acompañada de impunidad y no hay ley que se aplique con rigor a individuos despreciables que no merecen la menor consideración.

La considerada “mafia del poder” ¿dejará de serlo con el nuevo gobierno? ¿Va a castigar a quienes empobrecieron al país con sus prácticas? ¿O permitirá que se vayan a disfrutar la fortuna que hicieron a costa del empobrecimiento del pueblo?

Todos deseamos que realmente haya un castigo ejemplar para quienes gobernaron y se beneficiaron del cargo.

Confiemos que así sea. Aunque las señales y mensajes enviados no corresponden a las expectativas de los mexicanos. La designación a la CFE del artífice de la caída del sistema, Manuel Bartlet, deja mucho que desear. La liberación de Elba Esther Gordillo, por errores en el proceso, permite plantear la siguiente pregunta ¿Quién sigue? Porque responsables hay.

López Obrador enfatizó en sus discursos de campaña que acabaría con la corrupción. El pueblo, fastidiado de soportar saqueos sin castigo a los culpables optó por quien consideró ofrecía un cambio verdadero.

Ya basta de solapar corruptelas, hay que actuar con energía, con decisión, con verdadera pasión por México. No hay marcha atrás, ahora es cuando hay que hacer lo correcto, de lo contrario, todo quedará en promesas de campaña.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2