×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
17 Julio 2018 04:00:00
Crecer de la manera difícil
Por: Edgardo Valero

Tobias Wolff (Alabama, 1945) se recuerda a los 10 años huyendo. Para algunos las memorias de la infancia comienza así, entre separaciones, mudanzas y con la incómoda sensación de no encajar en ninguna lado.

Es así también como inicia Vida de Este Chico (publicada originalmente en 1989 y reeditada por Alfaguara en 2012), la novela en la que Wolff narra su propia infancia y la difícil transición a la adolescencia. Su historia, la del pequeño Toby, un niño que intenta lidiar y comprender el mundo adulto, es enternecedora, llena de vívidos pasajes en los que predominan los sentimientos de culpa que sólo el amor de madre puede redimir.

Entender la vida de un niño parecería un asunto sencillo.

Los adultos tendemos a subestimarlos, a simplificar, pensamos que las situaciones complicadas no están en esa etapa de la biografía porque no existe otra obligación más que la de sacar buenas notas y obedecer, pero claro está que no para todos es así.

Algunos como Toby (o Jack, como le gusta llamarse en homenaje a Jack London) crecen en otras circunstancias. Las de él, marcadas por una infancia rebelde al lado de una madre divorciada en plena década de los 50, un padre y un hermano casi ausentes y dos padrastros de los que fue necesario huir por violentos.

Jack tampoco es fácil de comprender, sin embargo alberga inmensos deseos de felicidad, prosperidad y estabilidad que predominan en todo el relato. Se siente como un chico malo —producto de las circunstancias adversas— y cada cierto tiempo intenta borrar su corto pasado para empezar de nuevo.

Tiene claro que sólo de otra manera puede asegurar un mejor futuro, pero no siempre su voluntad es tan fuerte. Vive en una constante lucha interior entre lo que es y lo que debe ser para cumplir expectativas, no obstante es un mentiroso compulsivo hasta el punto de llegar a creer en sus propias mentiras. Se autosabotea todo el tiempo.

“Le daba a Annette descripciones muy detalladas de mis enfrentamientos con los tipos más revoltosos con los que tropezaba. También la invitaba a pensar en lo bien que podría pasárselo si visitaba Seattle. Le decía que tenía mucho sitio. No le decía que tenía once años” (Alfaguara, 1991, p. 58).

“...para entrar a uno de estos colegios, y no digamos para conseguir una beca, tenía que ser por lo menos el chico que le había descrito a mi hermano y probablemente algo más” (p. 241).

Las memorias se desarrollan en Salt Lake City, Seattle y en Chinook, un pueblo en el que sitúan la mayoría de los pasajes. En este último lugar es a donde Jack y su madre (Rosemary) se mudan para vivir en casa de Dwight y sus tres hijos.

Intentan desesperadamente ser una familia, pero esta parte está marcada por la tensa y violenta relación con su padrastro.

Vida de Este Chico es un libro que no pide mucho del lector, pero no deja de ser una gran obra de la literatura norteamericana, muy cercana a la de Raymond Carver, quien era amigo íntimo de Wolff.

Estas memorias, narradas en primera persona con estilo sencillo, hacen un libro emotivo, que muestra, como dice el propio autor, el bosque tenebroso que todos tenemos por corazón.

Dato

De Vida de Este Chico existe una versión cinematográfica de 1991 protagonizada por Leonardo Di Caprio (Toby), Robert De Niro (Dwight) y Ellen Barkin (Rosemery).
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2