×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
25 Mayo 2018 04:00:00
Crónica de un debate fallido
Todo parecía fluir sin complicaciones, la fecha prevista se había vencido, los candidatos llegaron al segundo debate presidencial organizado por el INE con poca preparación y con nada nuevo, en ceros, con las ventajas y desventajas que las encuestas les concedían, conscientes todos de que ganar un debate no implica ganar una elección e incluso que perder un debate puede no ser una gran derrota si con ello no pierden la ventaja.

Esa fue, sin duda, la dinámica del pasado domingo en el debate que tuvo como sede la Universidad Autónoma de Baja California, en Tijuana. Pareciera que a los candidatos poco les importaron las encuestas al momento de preparar y planear sus intervenciones o quizá sus equipos no les advirtieron de que no debe ser la misma estrategia cuando vas adelante, en segundo o en último lugar.

Aunque, a decir verdad, es muy difícil que un ciudadano termine decepcionado de su candidato a menos que cometa algún error fuerte o que abandone deliberada y abiertamente su ideología o alguna postura que lo haya convencido a seguirlo.

Así pues, el debate fue plano, ninguno de los contrincantes observó algún comportamiento extraordinario, espectacular que no se esperaba, es decir, que diera la gran sorpresa.

Muy cuidados todos, demostrando el terror que tienen de cometer un error grave, ya sea de ignorancia o de postura ante un tema, para no dar la oportunidad al otro de aprovecharse o que el ciudadano lo castigue.

Ninguno reveló alguna información nueva, dura, escandalosa suficiente para cambiar el rumbo de la conversación de la campaña a favor o en contra de un candidato.

Esta es la real crónica del segundo debate presidencial, el cual dejó las cosas relativamente igual, el cual nada nuevo trajo y siguió dejando los cambios del marcador al desarrollo de la campaña misma.

Así pues, sólo nos resta esperar el tercer y último debate, ya que, a decir verdad, en este los únicos personajes que ganaron espacio, aunque en forma negativa, fueron Trump, Josefina Vázquez Mota y Nestora Salgado, los cuales muy a su pesar fueron mencionados en reiteradas ocasiones tanto en el debate como en el posdebate.

Sin duda, el formato sigue siendo bueno, pero no suficiente como para hacer lucir a nuestros políticos, los cuales no brillan aunque les pongan público presente ni una bonita escenografía.

En resumen: ninguno superó las expectativas, ninguno se desenvolvió mejor, por lo que el único beneficiado, aunque a muchos les duela, fue AMLO, porque supera un nuevo obstáculo sin muchos problemas y si no pierde muchos apoyos, aumenta la probabilidad de su triunfo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2