×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
20 Marzo 2018 04:00:00
¿Crudo o gasolina?
“La pregunta más básica no
es qué es mejor, sino quién decidirá qué es mejor”. / Thomas Sowell

No me preocupa tanto que se opte por suspender las concesiones petroleras, por eliminar las exportaciones de petróleo crudo o por construir nuevas refinerías. Me inquieta más que se sigan tomando decisiones políticas para la industria petrolera sin considerar razones empresariales o técnicas.

A Pemex le han causado mucho daño las políticas dictadas desde Los Pinos. Ahí está el caso de la Refinería Bicentenario que Felipe Calderón prometió el 18 de marzo de 2008. Varias comunidades compitieron para ser sede de esta instalación, pero al final Atitalaquia, Hidalgo, logró este supuesto privilegio.

Calderón estaba consciente de las observaciones de los especialistas que señalaban que la nueva refinería tendría pérdidas financieras importantes. El Presidente, sin embargo, decidió impulsar el proyecto, a un costo de 9 mil millones de dólares, porque dijo que por razones de seguridad nacional era indispensable reducir las importaciones de gasolina de Estados Unidos. El proyecto fue cancelado en 2014, durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, tras la realización de gastos por 620 millones de dólares. La razón era la misma que se sabía desde un principio: la nueva refinería no era financieramente viable.

Hoy Pemex ha dejado de ser una paraestatal y se ha convertido en una “empresa productiva del Estado”. Esto debería obligarla, como a cualquier otra compañía, a tomar decisiones para aumentar su rentabilidad y beneficiar a los accionistas, que somos todos los ciudadanos mexicanos. Pero cuando Andrés Manuel López Obrador afirma que al llegar a la Presidencia eliminará las exportaciones de petróleo crudo de la empresa, que son la única parte rentable de su operación, para realizar fuertes inversiones en una, dos, cinco o seis refinerías (ha usado números distintos en ocasiones diferentes), el mensaje es que vamos a regresar a un camino sembrado de fracasos.

No es la gasolina, sino el crudo, la parte realmente rentable del negocio petrolero. El costo de extracción de un barril de crudo en México se ubica en unos 10 dólares por barril. El precio de la mezcla mexicana de exportación se encontraba la semana pasada en 54 dólares. Aun cuando los costos de producción están subiendo conforme se agota el petróleo fácil, el margen bruto sigue siendo de 44 dólares por barril. El margen de la gasolina, en cambio, se ubicó en 7.08 dólares por barril en el cuarto trimestre de 2017 y en 2.17 en el segundo trimestre. Si consideramos otros costos, como los financieros, entenderemos por qué Pemex registra utilidades en la extracción y venta de crudo, pero registra pérdidas sistemáticas en la producción de gasolina. El 50% de un litro de gasolina lo representa el crudo, mientras que la refinación es sólo el 4 por ciento.

Los bajos márgenes de rentabilidad de la gasolina han hecho que en Estados Unidos no se haya construido una sola refinería importante desde 1977 (EIA). Las inversiones que se han hecho en la industria se han enfocado a la modernización de las instalaciones para volverlas más eficientes.

El que un político en México afirme que va a dejar de exportar petróleo crudo e invertir en la construcción de nuevas refinerías sólo revela desconocimiento de la industria. Es como si alguien dijera que extraer petróleo del subsuelo no requiere más ciencia que perforar un pozo, como si se quisiera sacar agua.

¿EN LA BOLETA?

Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, dice que el INE debe excluir a todos los aspirantes independientes a la Presidencia por tramposos. En cambio, Andrés Manuel López Obrador, candidato del mismo partido, dice que todos los aspirantes independientes deben estar en la boleta porque es lo justo. ¿Por qué no, simplemente, aplicar la ley?
Imprimir
COMENTARIOS



3 4 5 6 7 8 9 0