×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
22 Julio 2018 03:10:00
Cuatro Ciénegas
CUANDO EL NATIONAL GEOGRAPHIC PUBLICÓ en los 90’s su reportaje sobre Cuatro Ciénegas, los ojos del mundo entero voltearon para admirar las maravillas naturales que ahí se encuentran y fue entonces cuando el turismo invadió este lugar. Invasión que ha ocasionado diferentes daños, pero que también ha dejado al descubierto otras irregularidades, básicamente en el manejo del agua.

FAMOSA POR SUS CUERPOS DE agua que surgen en medio del desierto y por albergar más de 70 especies endémicas, el área natural de Cuatro Ciénegas se encuentra bajo amenaza por el desvío ilegal de su agua a zonas aledañas, principalmente para uso agrícola, provocando incluso la inminente desecación total de la poza La Becerra, ante la indiferencia de los gobiernos estatal y federal.

EN ENERO DE ESTE AÑO Pro Natura Noreste publicó un estudio en el que señala que se han detectado numerosas irregularidades en la distribución del agua que no corresponden a los derechos existentes. Actualmente, la Poza de La Becerra tiene concesionado un volumen de extracción de 0.8 millones de metros cúbicos anuales –aproximadamente 25 litros por segundo-; sin embargo, se extrae un flujo total de 23.02 millones de metros cúbicos anuales –aproximadamente 729 litros por segundo-, casi 30 veces más de lo autorizado.

ES DECIR –SEÑALA EL ESTUDIO mencionado- que se está extrayendo de manera adicional un volumen anual de 22.22 millones de metros cúbicos –aproximadamente 704 litros por segundo- sin títulos de concesión que amparen su extracción, sin considerar el volumen que se debe otorgar para conservar su caudal ecológico y así evitar la inminente desecación total de la poza La Becerra.

MENCIONA EL CITADO ESTUDIO QUE el entubamiento del canal Santa Tecla –durante el sexenio pasado- ha tenido resultados adversos ya que los trabajos no fueron concluidos por las autoridades involucradas. Aún así se puso en funcionamiento el canal entubado sin clausurar el antiguo canal a cielo abierto, lo que ha tenido consecuencias graves en el medio ambiente ya que el volumen extraído actualmente es mayor al que se presentaba previo al proyecto. Sin embargo, más grave aún resulta que los títulos de concesión cercanos a este canal no amparan la extracción de dichos volúmenes.

EN UNA ENTREVISTA, EL DIRECTOR general de Pro Natura –Mauricio de la Maza-Benignos- señaló que “hoy se están robando el agua que sale por el canal viejo, ya hay hasta sistemas de riego –para la siembra de alfalfa, principalmente- instalados por todo Cuatro Ciénegas; es un volumen impresionante lo que se está sacando. La situación, advirtió en la entrevista publicada en el portal Sin Embargo, ya está cobrando factura: ha provocado desecación, degradación e incluso extinción de especies endémicas, que solo vivían aquí y en ninguna otra parte del mundo”.

LO GRAVE DEL TRASVASE ILEGAL del agua de Cuatro Ciénegas es que está poniendo en riesgo el caudal ambiental, consecuentemente afectando la recarga del acuífero y el equilibrio ecológico de este importante lugar en donde ya se han desecado sistemas hidrológicos, devastados por esta explotación desmedida.

EN UN COMUNICADO DE PRENSA Pro Natura Noreste señala que desde 2016 se iniciaron los trámites ante CONAGUA para solicitar la relocalización de una parte de un volumen de agua de la concesión de uso ambiental para asignarlo a la Poza de La Becerra; a dos años no ha habido una respuesta formal por parte de la autoridad. Además de exigirle a CONAGUA que cumpla con su compromiso, Pro Natura Noreste exhortó al Presidente de la República que instruya a quien corresponda para autorizar la relocalización del volumen de agua solicitada a la Poza La Becerra y que vayan más allá del discurso ambientalista para rescatar el último manantial del norte de México. Nada ha pasado.

ANTE ESTE PANORAMA DESALENTADOR ES momento para que las autoridades involucradas y quienes se han preocupado por impulsar el turismo –a veces de manera irresponsable- actúen y se comprometan para frenar el inminente desastre ecológico y social. Es momento también para que el nuevo gobierno –Conagua-, y en especial el superdelegado Reyes Flores Hurtado, así como la próxima alcaldesa de Cuatro Ciénegas, tomen cartas en el asunto. Por cierto, valdría la pena que la todavía senadora de nuestra región nos diga qué se está haciendo al respecto. De todos ellos depende que esta situación termine en una verdadera bronca o sea un área de oportunidad para detener el daño. Tienen la palabra.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2