×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
22 Mayo 2018 04:00:00
Cuidar la cartera
Todos los debates tienen un momento que los define. No es necesariamente el más importante en términos de contenido, sino el que más se queda en la mente de los televidentes.

En el de Tijuana ese momento fue la reacción de Andrés Manuel López Obrador a Ricardo Anaya cuando este se aproximó. El tabasqueño sacó su billetera y la abrazó. “Voy a cuidar mi cartera”, dijo. Más adelante se refirió a Anaya como “Riqui Riquín. Canallín”.

Este fue el tono de buena parte del segundo debate. Las descalificaciones, una vez más, opacaron las propuestas de política pública. Pero incluso cuando hubo propuestas, estas fueron simples promesas populistas o, peor aún, ocurrencias irresponsables.

López Obrador declaró que coincide con Donald Trump en la necesidad de aumentar los salarios en México. “Aquí en la franja fronteriza –dijo– vamos a aumentar al doble el salario mínimo”. Anaya respondió que él lo subiría primero a 100 pesos diarios en todo el país para “después duplicarlo”. “El Bronco” respondió que con “100 bolas no la libra nadie”, “hay que desaparecer el salario mínimo” porque debe ser de “335 pesos” diarios. José Antonio Meade advirtió que los otros candidatos estaban compitiendo, “como en los tiempos de José López Portillo, a ver quién aumenta más el salario mínimo”.

Anaya ofreció bajar a la mitad el IVA en la frontera. “El Bronco” dijo que para confrontar a Donald Trump hay que considerar si “recuperamos Banamex”. La posibilidad de regresar a los tiempos de López Portillo y sus expropiaciones bancarias flotó en el ambiente.

López Obrador sabía que todos los demás candidatos lo iban a cuestionar y lo hicieron. Pero es normal. Andrés Manuel es el puntero y en todos los debates el candidato en primer lugar será siempre el más cuestionado. Sin embargo, las respuestas del candidato, que por segunda ocasión se negó a practicar antes del debate, fueron simplistas y reiterativas. Todo es culpa de la mafia del poder.

Las soluciones a los problemas que ofrece Andrés Manuel son igualmente simplistas. Para vencer los retos de Trump, dice, necesitamos mayor producción de alimentos y dejar de comprar gasolina. “La mejor manera de enfrentar la inseguridad y la violencia es combatir la pobreza”, que los campesinos “puedan sembrar maíz en vez de amapola y que se les pague bien”. La relación con los Estados Unidos puede componerse con una Alianza para el Progreso, como la que impulsó John F. Kennedy en la década de 1960 para atacar la influencia del comunismo cubano de Fidel Castro, a quien López Obrador ha dicho que admira. La corrupción, por otra parte, se resuelve con un presidente honesto como López Obrador.

Quizá el único anuncio importante de Andrés Manuel fue que Alicia Bárcena, la actual secretaria ejecutiva de la CEPAL, será nombrada embajadora en las Naciones Unidas. El candidato erró en el nombre y la llamó Bárcenas. No es relevante, quizá, pero es indicativo de la distracción con la que López Obrador maneja los temas.

Si las promesas de campaña pudieran volverse realidad, pronto tendremos en México el mayor sueldo mínimo del mundo y millones de campesinos contentos y prósperos tras haber cambiado sus cultivos de la amapola al maíz. Tendremos también un país sin corrupción por la expulsión de la mafia del poder. No deberemos siquiera de preocuparnos de que alguien nos quiera quitar la cartera. aunque no sabemos si la cartera tendrá dinero en el interior.

BANDIDAJE

Los asaltos a trenes han dejado de ser un simple problema de seguridad pública para ser de seguridad nacional. Denotan una peligrosa ausencia del Estado. Vivimos un bandidaje como el que en el siglo 19 puso en jaque el comercio y la actividad económica.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6