×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
28 Febrero 2015 05:05:29
Cuotas en las escuelas. Mentira Verde
Valga subrayar que ni maestros, ni directivos escolares de instituciones educativas del sector público han pedido en el pasado cuotas a los padres de familia para admitir a sus hijos en las aulas. Quienes así lo aseguran sólo difaman al magisterio.

Han sido los propios padres de familia quienes, organizados en mesas directivas, toman acuerdos para solicitar un apoyo para poder sostener a la escuela y darle el mínimo mantenimiento para beneficio de sus hijos.

Con lo que aportan los padres de familia de nuestras escuelas públicas se paga desde los focos que se funden, el vidrio de la ventana que se rompe, el arreglo de la fuga de agua, la pintura de las paredes, las protecciones y la construcción de la barda, hasta el papel sanitario y el material de limpieza. Es decir: lo básico, lo elemental.

También, en muchos casos y en distintas regiones de nuestro país, se sufraga el salario del velador o del trabajador manual.

El Partido Verde Ecologista, en aras de ganar simpatías y sufragios, emprendió una campaña en los medios de comunicación e insultó al gremio magisterial y a la inteligencia de los votantes.

Exigió el Partido Verde en spots técnicamente bien elaborados, pero llenos de insidia, que en la ley se estableciera el impedimento a negar el servicio educativo a quien no cubriera una cuota escolar. Lo cual quizá sea correcto; pero, insisto, así sucedía y sucede en todas las escuelas públicas de nuestro país, en las cuales no se niega el ingreso y la asistencia de los estudiantes, y ellos gozan de lo que aportan los papás de sus compañeros.

Es decir, con sus mensajes, los políticos pseudo ecologistas del PVEM sienten que descubrieron el hilo negro.

Lo que no hizo el Verde, ni el resto de los partidos políticos, fue establecer en la pasada reforma educativa un apoyo mínimo a las instituciones educativas. Es decir, asignar un recurso económico por cada niño, un recurso que salga del presupuesto y permita el funcionamiento correcto de las instituciones educativas. Y así cubrir con dinero público, lo que ayer y hoy pagan los padres de familia.

En otros países así ocurre. En México, no.

En otras áreas así sucede. En educación, no. Por ejemplo, la administración de los hospitales públicos recibe los recursos para su mantenimiento. Lo mismo pasa con cualquier dependencia del gobierno.

¿Se imagina usted una clínica donde el paciente lleve consigo papel sanitario? Bueno, algo parecido así ocurre en las escuelas.

Poco apoyo y mucha crítica. Es parte de la injusta realidad. Es parte de lo que hacen partidos políticos como el Verde, que se jactan de lo que siempre ha sido una realidad. Y critican a los maestros. Y amenazan. Y quizá legislan. Pero no solucionan los problemas.

Con recursos o sin ellos. Criticados y hasta difamados. Los trabajadores de la educación cumplen con sus alumnos y con el país. Muchos ciudadanos les valoran y les quieren. Son los maestros orgullo de México.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2