×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
09 Septiembre 2017 04:00:00
DACA
Además del reciente sismo de la Ciudad de México y otros estados, los fenómenos climatológicos que están afectando severamente a gran parte de los habitantes de nuestro país y de los Estados Unidos, y el avance de las negociaciones del TLC, esta semana ha tomado especial atención para miles de mexicanos, el fin de DACA.

DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) es un programa migratorio que estableció el presidente Obama en 2012 “Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia”, que no ofrecía un estatus legal permanente, ni suponía ningún paso para obtener la ciudadanía estadounidense, pero consistía en un acuerdo del gobierno para “diferir” cualquier acción sobre el estatus migratorio por un periodo de dos años, con posibilidad de renovación, a personas que llegaron a EE.UU. cuando eran niños.

Pero ahora, el “archienemigo” de los mexicanos y latinos, Donald Trump, ha decidido poner fin a este programa para deportar de Estados Unidos a las y los indocumentados que trabajan y estudian y que -como mencionó Obama en su página de Facebook- son jóvenes luchadores que crecieron en ese país y no han hecho nada malo.

Como sabemos, la mayoría de los “Dreamers” adscritos al programa, cerca de un 80%, son de nacionalidad mexicana.

Según se ha informado, no se trata de una deportación masiva inmediata. De entrada, a partir de este 5 de septiembre se canceló la aceptación de nuevas solicitudes para entrar al programa, y los beneficiarios actuales no sufrirán cambios durante los próximos seis meses, que es el tiempo designado al Congreso de Estados Unidos para tomar una decisión.

Hasta ahora, los que cuentan con un permiso de trabajo vigente podrán conservarlo hasta que expire, mientras que aquellos cuyos permisos vencen en menos de seis meses podrán renovarlos antes del 1 de octubre por un periodo de dos años, si Trump no decide lo contrario.

Al perder los beneficios del DACA y de no llegar a existir una legislación aprobada en el Congreso en los próximos seis meses, casi 800 mil personas, en su mayoría jóvenes estudiantes que también trabajan, podrán perder la protección y ser deportados.

Desafortunadamente, por años los republicanos han luchado para acordar una reforma migratoria severa, así que existe una fuerte posibilidad de que DACA termine, y muchos adscritos al programa que entregaron información personal para registrarse se encuentran en riesgo, porque esa información pueda ser utilizada por las autoridades migratorias para agilizar los procesos de deportaciones.

Por lo pronto, universidades como Harvard, Columbia, Nueva York y cientos más, además de Activistas, Actores, Artistas, Demócratas y hasta Republicanos, critican esta medida que a todas luces es racista y discriminatoria, solo esperemos que el Congreso y el Senado puedan encontrar consenso para dar con una solución permanente para que estos jóvenes inmigrantes puedan conservar los beneficios de DACA… Y tú ¿Qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2