×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
30 Julio 2017 04:00:00
¿Dar o recibir?
Después de 60 días de recorrer hogares y lugares en esta mi querida ciudad, imposible permanecer igual.

Y es que vamos por la vida teniendo contacto y trabajando alrededor de tantas tareas que muchas veces no alcanzamos a interiorizarnos con los temas más importantes.

Aclaro, no por falta de interés, sino porque llegar a la profundidad, a veces, no es cuestión de estudio, sino de vivencia.

Uno de los temas en el que siempre ha buscado aportar es la formación de ciudadanos, vista desde la educación sobre derechos y obligaciones, el impulso a la participación en asuntos públicos y el fortalecimiento de organizaciones civiles que aporten a distintas necesidades del colectivo.

En los últimos días he llegado a la conclusión de que tal vez el mejor camino para aportar en la formación de ciudadanos apenas lo empiezo a andar.

El pasado lunes iniciamos, su servidora junto a amigas y familiares que voluntariamente decidieron dar su tiempo, conocimiento y cariño a esta gran obra, un curso de verano para niños de la colonia Cumbres aquí en Piedras Negras.

Dentro de las actividades que diariamente desahogamos están la expresión artística, danza, música, la comprensión de lecturas amenas con mensajes sobre valores que ellos plasman en algún elemento plástico, y el desarrollo de su creatividad a partir de la curiosidad recreando experimentos educativos y divertidos.

La idea ha sido desde el origen de este proyecto, aportar al desarrollo de su personalidad con herramientas adicionales a su formación académica, que les den seguridad en sí mismos, para alcanzar la conciencia de sus emociones e identificar sus habilidades para que las puedan utilizar a su favor.

Sin duda, el cariño y educación de los padres define a los niños, y como siempre lo he reconocido en este espacio, la labor de los maestros, con mayor impacto en la infancia, puede hacer la diferencia en su futuro.

Pero no podemos recargar toda la responsabilidad en padres y maestros, menos si éstos no cuentan con un entorno propicio.

De ahí que toda contribución que podamos hacer para tener niños y niñas debidamente formados resulta crucial.

Además, la sociedad no puede extraerse de cierto nivel de responsabilidad en la educación de la niñez, y es que mientras ellos vean a diario ejemplos de corrupción o falta de respeto a los derechos de otros sin que estas conductas sean castigadas, y por el contrario puedan ser premiadas, la labor formativa estará siempre cuesta arriba.

Es por ello que en esta edición quisiera hacer un llamado a las autoridades educativas de nivel federal y estatal, a los responsables de programas y fondos de prevención del delito y concretamente a los responsables de tareas ejecutivas municipales y estatales, a reforzar las acciones en materia educativa y sus complementos, dando el peso debido a aquellas con enfoque hacia la educación emocional.

Recordemos que no todos los padres tienen los mismos conocimientos y tampoco las mismas capacidades, pero lo que sí es que todos los niños merecen las mismas oportunidades.

Hoy y siempre es el mejor momento para invertir en nuestros niños, lo que con ellos hagamos definirá nuestra sociedad.

Podemos llevarnos la vida hablando de seguridad pero si no hacemos conciencia de lo que estamos dejando de dar a este importantísimo semillero de ciudadanos, el futuro no solo corre el riesgo de permanecer igual, tal vez encienda la alerta porque puede estar peor.

Como decía Waldo Emerson “La confianza en sí mismo es el primer peldaño en la escalera del éxito”, de ahí que sea tan importante fortalecer a nuestros niños en sus primeros años, esas serán las herramientas que les den seguridad para alcanzar cualquier meta que se fijen en la vida y para el papel que tendrán en su comunidad.

Lariza Montiel Luis
Los invito a que me sigan en redes sociales Facebook y Twitter @LarizaMontielLuis
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2