×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
08 Septiembre 2018 04:00:00
De cómo ha escalado el conflicto de la UNAM
El Senado de la República volteó a mirar a la Universidad Nacional Autónoma de México, en su sesión del jueves 6. Condenó los hechos de violencia que acontecieron dos días antes, el lunes 3, en los que sujetos ya identificados como integrantes de grupos porriles atacaron a un grupo de estudiantes de esa casa de estudios cuando se manifestaban dentro de Ciudad Universitaria. Dos muchachos, de dos docenas de lesionados, quedaron bastante lastimados, al grado de que se temía perdieran la vida.

¿Por qué ahora? ¿Quién o quiénes ordenaron la agresión? Son dos preguntas que escuecen desde entonces en los territorios del Congreso de la Unión.

Ese día, anteayer, todos los grupos parlamentarios se posicionaron en tribuna. Aunque con un discurso peleado con la sintaxis y suelto, propio de la novatez de oradores de principio de Legislatura, lo que prevaleció en la mayoría fue la sospecha de que los porros siguen siendo viejos conocidos de las autoridades de Rectoría. Y metieron en el tobogán de la sospecha y la desconfianza al rector Enrique Graue.

Hubo un legislador que se distinguió por el recuento que hizo de hechos históricos del conflicto que hoy tiene en ascuas a la UNAM… y al país.

He aquí partes medulares de lo que dijo Joel Padilla Peña, senador del Pt: “Este conflicto tiene al menos ocho meses gestándose: Comienza en diciembre de 2017. El cambio de la administración de los colegios de Ciencia y Humanidades, particularmente en el CCH Azcapotzalco, con la llegada de Guadalupe Márquez Cárdenas, la nueva directora del plantel, los errores en los que incurrió la administración entrante fueron el tomar medidas unidireccionales que afectaron la vida interna de la comunidad académica y estudiantil, sin explicaciones ni diálogo, como el quitar los murales hechos por los estudiantes, o el pago de los favores a aquellos que ayudaron a que la nueva administración llegara al poder.

“De lo anterior, también se desprendió el castigo para quienes no apoyaron al ganador, así como afectaciones gremiales del profesorado, esto derivó en la falta de profesores, saturación de grupos, problemas de tipo académico, etcétera, problemas de pago de inscripción, la educación superior y media superior es gratuita, pero se paga una cuota de 20 centavos, es una cuota congelada desde hace décadas, y que debe pagarse en las ventanillas del campus.

“A todo lo anterior, viene una respuesta lógica: La comunidad estudiantil del CCH Azcapotzalco exigió cinco acciones por parte de las autoridades:

“Establecimiento del presupuesto escolar, restauración del acervo mural del colegio y permiso para la creación de nuevos murales por parte de alumnos, asignación de profesores y horarios, castigo a profesores y administración abusivos y deficientes, establecimiento a las exigencias de cuotas por parte de trabajadores de la escuela a alumnos de los tres años.

“La autoridad respondió con grupos de golpeadores, amedrentando a los estudiantes, lo que los radicalizó.

“El lunes 27 de agosto del presente año, un grupo de estudiantes tomó las oficinas administrativas del CCH Azcapotzalco. Exigían que renunciara María Guadalupe Márquez,
“Alumnos y padres de familia exigieron un diálogo con las autoridades de la Dirección General de los CCH y dos días después, a través de un comunicado, la Dirección General de los Colegios de Ciencias y Humanidades, expresó a la comunidad universitaria su plena disposición para colaborar en la solución de problemas que un grupo de alumnos ha manifestado, establecer una mesa de diálogo e integrar una comisión intermedia de horarios en la Dirección General del Colegio, para que se asignara un profesor para todos los grupos del plantel.

“… Para el viernes 31 de agosto, la Dirección General de los CCH informó que Andrés Francisco Palacios Meza sería el nuevo director interino. Pero el lunes 3 de septiembre los estudiantes se citaron en Rectoría para exigir castigo para los golpeadores y la creación de medidas que garanticen la seguridad de los estudiantes.

“Muchos de los agresores ya han sido identificados como provenientes de distintos CCH y facultades, varios pertenecientes a los grupos conocidos como a 32 del CCH Azcapotzalco, 3 de marzo, del CCH Vallejo, la Federación de Estudiantes de Naucalpan y otras organizaciones porriles, pero el conflicto ya ha levantado un sinnúmero de acusaciones directas contra las autoridades de auspiciar a estos grupos, ya que, según se supo, no fue casualidad que estos sujetos anduvieran por el campus, armados con palos, navajas y bombas molotov.

“Justo en el momento de la manifestación, incluso algunos se encontraban caminando alrededor de Rectoría, minutos antes de que la marcha llegara, incluso, se supo que desde Rectoría se giró orden a los cuerpos de auxilio UNAM de no intervenir en el conflicto.

“… La respuesta que el día de antier, martes, por parte del Rector de la UNAM, Enrique Graue, fue la condena, la indignación el repudio y la erradicación de los grupos porriles a los que señala estar al servicio de intereses externos a nuestra universidad y lo que han asolado nuestras instalaciones en el bachillerato. Reiteran disposición al diálogo para conocer, atender y dar solución a los problemas planteados por los estudiantes.

“Sin embargo, esta respuesta se percibe tardía, contraria a la decisión de último minuto que el propio Rector tomara, de cancelar su rueda de prensa de antier martes, minutos antes de realizarse, en virtud de que un contingente de estudiantes de distintas facultades marcharía a Rectoría”.

Con la condena senatorial, el Congreso esperaría que se detenga la escalada y que concluya también la hipocresía de las autoridades de la UNAM .
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2