×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
01 Septiembre 2018 04:00:00
De lo virtual a la realidad
La escena que nos presentaban recientemente los noticieros era verdaderamente dramática. En cada segmento noticioso, por si alguien no la había visto, se repetía.

Unos jóvenes habían sido detenidos porque alguien los señaló como “secuestradores de niños”. Detenidos, sí, para una investigación y decidir qué hacer con ellos.

A un pueblo enardecido, no lo detiene nadie y menos cuando voces se unen para hacerse “justicia” por propia mano. ¡Oh Dios! ¿en que nos estamos convirtiendo?
No es la primera vez que ocurre una situación semejante, que el pueblo se une para decidir qué hacer con presuntos delincuentes. La autoridad, ha sido rebasada y no digamos la ley que nadie sabe dónde y cuándo aplicarla.

No se trata de uno de esos video juegos impregnados de violencia más que de distracción, no. Ahí no eran muñecos musculosos que imponen su fuerza mientras jugadores gritan ¡Mátalo! ¡Dale! ¡Pégale!. NO, es la realidad que viven nuestros niños.

La violencia en todas sus manifestaciones.

En los juegos, en algunas caricaturas, por cierto. con cara y cuerpos feos pero que corresponden al entretenimiento actual. Qué decir de la programación que entra a los hogares donde si no hay cama, desnudos y vocabulario soez y temas de narcos, está fuera de lo actual. Eso es lo que pide el público, aseguran.

¡Falso” Eso es lo que se le está dando a la población.

¿De qué nos quejamos? Si todo lo que se nos da, lo aceptamos. Lo peor de todo es que lo hemos ido aceptando por las razones que usted quiera y tal vez porque se considera que “así es ahora”.

Hay demasiada violencia. Bastante tenemos ya con las noticias que nos llegan diariamente de hambruna, guerras, agresividad por intolerancia, en fin, como para que en nuestros pueblos, antes tranquilos, el temor invada a sus habitantes y sin averiguación alguna, tomen decisiones que dañan la integridad de otras personas.

La difusión de mensajes que nos llegan diariamente al celular, lamentablemente no son nada optimistas. Por el contrario, son para alarmar a cualquiera. Un día sí y otro también se difunde una alerta con nombres de menores desaparecidos. Ya no se sabe si el mensaje es cierto o es una noticia falsa, de esas que abundan, últimamente.

Los habitantes de Acatlán de Osorio, en Puebla, enardecidos se unieron para quemar vivos a unos presuntos ladrones de niños o robachicos.

¿En qué se ha ido convirtiendo la sociedad? ¿Quién podrá poner orden si un pueblo se enfurece? ¿Matar es aplicar la ley?

Los habitantes del lugar apoyaron a quienes señalaron a los hombres sacrificados, como robachicos. Sin investigación alguna, sin certeza, tomaron una decisión de la cual quizás, hoy se arrepientan.

Lamentablemente lo hecho, hecho está y los dos hombres están muertos.

Una madre clamaba clemencia a través de las redes; pedía que no le hicieran daño a su hijo, suplicaba que no lo mataran. Desafortunadamente el coraje, el temor o el sentimiento que se presente, en un momento de ira, impide escuchar ruegos o razones.

Por un lado, había madres que sentían que defendían a sus hijos de posibles agresores. Madres temerosas ante el peligro que sentían, representaban individuos extraños a su comunidad.

Por otro lado, otra madre, angustiada, defendía también a su hijo al que consideraba inocente de lo que se le acusaba.

¿Dónde queda la autoridad? En una posición muy difícil, porque sencillamente no hay poder humano que detenga a una muchedumbre enardecida.

¿A quiénes se va a señalar como responsables de lo sucedido? ¿Quién o quienes decidieron tomar la justicia por propia mano? ¿Eran inocentes o culpables? ¿Realmente se hizo justicia?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2