×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
05 Mayo 2017 03:00:00
Debate y voto oculto
Después de un primer debate insípido, mal organizado y peor difundido por el Instituto Electoral de Coahuila –descalificado por los principales candidatos de oposición al Gobierno del Estado por su parcialidad–, se espera que el de ayer, en Torreón, impacte e incite al electorado a acudir a las urnas el 4 de junio. Las cuestiones más candentes fueron finanzas públicas (por la megadeuda de 40 mil millones de pesos que Humberto Moreira impuso a varias generaciones); transparencia y rendición de cuentas (por inexistentes en el sexenio anterior y cuestionables ahora por las empresas fantasma). El tema de desarrollo económico, en apariencia inocuo, en La Laguna es motivo de reclamos por la prolongada sequía de inversiones públicas y privadas y la preferencia hacia la capital del estado.

El cara a cara fue entre cuatro laguneros (Guillermo Anaya (PAN), Miguel Riquelme (PRI), Javier Guerrero (independiente) y José Ángel Pérez (PT)); un saltillense por adopción (Armando Guadiana (Morena)), otro de nacimiento (Luis Horacio Salinas (independiente)) y una cieneguense ((Mary Telma Guajardo (PRD)). El dato es relevante porque, después de medio siglo, el próximo inquilino del Palacio Rosa no será de Saltillo y sus alrededores, sino de Torreón o San Pedro.

Después de ayer ya no se volverá a ver juntos a los siete aspirantes al Gobierno. Incluso es probable que dos de ellos declinen en los próximos días (Guerrero llegará hasta el final). Antes del debate hubo un bombardeo de alta intensidad contra los candidatos con mayor intención de voto (Riquelme y Anaya) a través de las redes sociales y de medios de comunicación por actos de corrupción, represión y algunas complicidades. También circularon encuestas, una favorable para el priista y otra para el aspirante del PAN. En la primera, el rango de indecisos supera el 25%; en otra es de 11.9. El voto oculto decidirá las elecciones.

Andrés Manuel López Obrador, quien hace campaña para sí mismo, más que para Guadiana (como ocurre en Estado de México donde las posibilidades de Delfina Gómez de ganar son reales), aprovechó el debate para cargar contra el PRI, el PAN y sus respectivos candidatos al Gobierno de Coahuila; y por extensión, contra Felipe Calderón y Enrique Peña, a quien no cita por su nombre, pero a sí a su protegido Humberto Moreira. En un desplegado a página completa, el líder de Morena advierte: “La mafia en el poder (…) utiliza al PRI y al PAN para simular que habrá cambios”.

Para López Obrador, la alternancia hacia la derecha no es opción. En el texto, desliza que Anaya es el plan B del PRI para el 4 de junio. “En Coahuila ante la corrupción de los Moreira, muchos han sido engañados con el cuento de que el PAN es la solución, cuando en realidad son lo mismo, la única diferencia que hay entre los priistas y los panistas de arriba, es que los priistas son corruptos cínicos y los panistas corruptos hipócritas”. Para desacreditar la promesa de Anaya de “encarcelar a los Moreira”, AMLO inserta, debajo su nombre, documentos de la PGR sobre “el no ejercicio de acción penal” contra el exgobernador Humberto Moreira por el delito de enriquecimiento ilícito. El acta tiene fecha 22 de octubre de 2012, poco antes de que Calderón entregara la Presidencia a Peña Nieto.

En el primer debate y en lo que van de las campañas han faltado ideas y el discurso capaz de conmover a los electores; en cambio, han sobrado denuncias, golpes bajos y descalificaciones. Quien haya conectado mejor en el careo de anoche, el cual abordaré más adelante, habrá dado un gran paso, quizá definitivo.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add