×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
14 Marzo 2018 04:00:00
Debates presidenciales
Cada vez nos acercamos más a la fecha en la que la ciudadanía elegirá al candidato que dirigirá a nuestro país durante los próximos 6 años. Cada vez se hace más urgente que el electorado decida a quién le otorgará el voto. Para ello cada aspirante presidencial deberá convencer con ideas y propuestas claras lo que es mejor para el país y para cada persona. Uno de los mecanismos a través del cual podrán exponer dichas ideas y propuestas serán los tres debates señalados por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Estos debates tienen como finalidad que los aspirantes presenten puntos de vista a temáticas previamente definidas y expresen soluciones a diversas problemáticas que nos aquejan. En palabras del consejero del INE, Benito Nacif, quien preside la Comisión Temporal de Debates, la intención de los mismos es que “se divulgue la mayor cantidad de información relevante para que el electorado decida su voto”. Las fechas y temas ya están definidos; el primero tendrá lugar el día 22 de abril, con sede en la Ciudad de México, en el cual se discutirán los temas de política y gobierno. El segundo encuentro ocurrirá en Tijuana el día 20 de mayo y se discutirán temas relacionados con nuestro país y su lugar en el mundo. El último debate programado, hasta ahora, será en Mérida el 12 de junio, en donde se expondrán ideas y propuestas referentes a la economía y al desarrollo.

AUn cuando es de esperar, que cualquier candidato aproveche estos espacios para convencer al electorado, esto no siempre ocurre. Por ejemplo, el candidato Andrés M. López no ha dado respuesta sobre su participación, aun cuando Ricardo Anaya y José Antonio Meade se han mostrado a favor de debatir.

¿Por qué un candidato no querría debatir con sus contrincantes y demostrar que es la mejor opción? Una razón podría ser que no tienen ideas qué proponer. En el caso de Andrés López, sus actos muestran que él apela más a los sentimientos que a la razón; sabe que presentarse en un debate político no le favorece de igual manera que hacerlo en un lugar público. Su estrategia consiste en decir todo aquello que la gente quiere escuchar y asegurar que su mera presencia solucionará los problemas del país. Por otro lado, Ricardo Anaya, carga con el mismo discurso a donde quiera que va, aunque hay que reconocer que sabe capturar la atención de las personas. José Antonio Meade, candidato por la coalición Todos por México, sobresale porque es el único que hasta ahora ha presentado ideas y propuestas a problemáticas específicas.

Como mencioné anteriormente, cada vez es más urgente que el electorado defina por quién va a votar. Esto se logrará, en parte, a través del convencimiento y el análisis que la población haga de las diferentes posturas. Por esta razón, los debates presidenciales, tanto los oficiales como los organizados por otras instituciones, son fundamentales para el proceso democrático y electoral que estamos viviendo. Es momento de diferenciar los discursos vacíos y sin fundamentos, así como diferenciar las propuestas ambiguas de las propuestas reales, con la verdadera intención de cambiar nuestro país. Invito a la ciudadanía a seguir de cerca los debates políticos y las declaraciones de los diferentes aspirantes, a fin de promover un voto informado y seguro.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2