×
German Martínez
German Martínez
ver +

" Comentar Imprimir
09 Julio 2012 03:00:55
¿Debe dimitir Madero?
¿Sirve al PAN la renuncia de Gustavo Madero a la presidencia del Comité Nacional? ¿Debe el Consejo Nacional nombrar a un nuevo jefe nacional? ¿Abona a la unidad o divide al PAN la marcha de Madero? Las grietas en el edificio del PAN obligan a la cautela de cada paso, para evitar el colapso.

En la campaña presidencial hubo ausencias, brazos caídos y torpedeo de militantes y funcionarios gubernamentales panistas. El campeón de la deserción fue el Judas guanajuatense, quien por treinta monedas para el Centro Fox olvidó su pasado de gloria, pero no fue el único.

¿Dónde están en Oaxaca, Puebla o Sinaloa los bienes conyugales del maridaje con el PRD? ¿Todos los delegados de las dependencias federales en el país apostaron su liderazgo social para apoyar a Josefina? “Gorgojos del oportunismo”, les hubiera llamado Carlos Castillo Peraza.

La fractura panista tiene su origen en la falta de identidad del PAN; la ausencia de programa único y de rumbo de gobierno claro permitió, en la campaña, a cada panista llevar libremente agua a su molino con ofertas incluso contradictorias.

Pero hay otra razón del pleito entre panistas. Son los procesos internos para postular candidatos. No resuelven la parcelación del PAN, fomentan encono entre grupos y, el colmo, no están eligiendo a los candidatos más competitivos.

La pregunta es clara. ¿Cómo superar ese “grupismo” que debilita al partido? ¿Cómo avanzar en medio de las tribus azules? Tres propuestas:

1. Todos los panistas deben cantar la misma canción. Sería útil a la unidad tener un programa mínimo de exigencias, de mediano plazo, para dialogar con el nuevo gobierno de Peña Nieto.

Reiterar la agenda pendiente de libertad laboral y energética y, agregar, ahora, mejor control y transparencia del dinero en democracia. (El canto de la sirenas del PRD al PAN, para impugnar juntos la elección pasada, es muestra más clara de la debilidad y cinismo de López Obrador. ¿No que PRI y PAN eran los mismo?).

2. El PAN debe extirpar, por decoro institucional, a quienes le abandonaron. Gustavo Madero debe recordar la terrible historia de ingenuidad de su célebre ancestro, Don Francisco I. Madero, cuando aceptó poner a su lado a su propio asesino, Victoriano Huerta. Por las buenas o por las malas, deben salir del PAN los “gorgojos oportunistas”.

Ya sin el gobierno, es necesaria una verdadera depuración ¿purga? del padrón de militantes panistas. Después, ¿por qué no?, el juicio-espectáculo de expulsión a Fox.

3. El Comité Nacional debería convocar a esos nuevos militantes a una reforma atrevida y radical de sus estatutos, para modificar el método de elección de sus candidatos, frenar su desmembración en grupos e inhibir a los nuevos chacales traicioneros.

La nueva militancia debe poder elegir al nuevo Comité Nacional, y el Comité Nacional tener en exclusiva la facultad de elegir a los candidatos.

Hoy los dirigentes no responden de la elecciones, porque los eligió un Consejo panista, no la militancia y menos el ciudadano; por eso Gustavo Madero tiene derecho a quedarse.

Sin embargo, hoy tampoco los grupos internos responden del resultado de las urnas. Las tribus azules no rinden cuentas, porque son dos eventos distintos y separados, elegir candidatos y elegir dirigentes panistas.

Con todas sus virtudes y defectos el “grupismo” panista debe poder elegir dirigencia nacional; y ésta, a candidatos, para que cuando pierda la elección, ahora sí, por mandato estatutario, dimita el dirigente derrotado.

La crisis panista no se resuelve autoafirmando a sus dueños o reciclando los cotos y cuotas de siempre, son necesarias más democracia y más libertad para que los militantes elijan dirigentes y éstos decidan de manera libre a los candidatos, así se subordina y responsabiliza al grupo ganador del partido con el resultado electoral. El dirigente ganador, naturalmente, se reelegirá; el perdedor, renunciará.

Gustavo Madero debe ser capaz de responsabilizar al PAN de sus éxitos o fracasos. Los pasos de miedo, odios y recelos entre panistas acabarán definitivamente con el partido.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2