×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
29 Agosto 2017 04:00:00
Dedito encuestador
La idea era que la encuesta diera transparencia y certeza en la selección del candidato de Morena al Gobierno de la Ciudad de México. Se buscaba un contraste con el dedazo del PRI o con las decisiones cupulares del PAN. El resultado, sin embargo, ha sido exactamente el contrario. La encuesta no pasó de ser una farsa, mientras que las explicaciones sobre lo ocurrido y las respuestas a los señalamientos han llegado a lo patético.

La encuesta, suponiendo que haya existido, se hizo detrás de un muro mayor que el que quiere construir Trump. No hemos sabido quién la hizo ni qué metodología se empleó. Nos dice la secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky, que se trató de un grupo de “profesionales de la más alta calificación”, pero no hay forma de saber ni quiénes eran ni qué metodología aplicaron. No conocemos tampoco el detalle de los resultados.

Varias encuestas realizadas por especialistas arrojaron resultados distintos. Una, dada a conocer por Ricardo Monreal, le daba ventaja al jefe delegacional de Cuauhtémoc por 27% contra 22% de Claudia Sheinbaum. El sondeo fue realizado por la Red de Académicos Universitarios con una muestra de 800 ciudadanos en vivienda y 200 en lugares de afluencia pública. Sheinbaum, jefa delegacional de Tlalpan y ganadora de la encuesta oficial, descartó la seriedad del trabajo: “No sirve de nada realmente generar expectativas con encuestas espejo que nadie sabe quién las hizo” (Radio Imagen). Lo curioso es que sí conocemos la metodología e identidad de la Red de Académicos Universitarios, pero no de los misteriosos profesionales de Morena.

Polevnsky se hace líos ella misma al tratar de explicar: “Cuidado con las palabras, porque una palabra puede decir una cosa que no es. Una cosa es la opacidad, que es una cosa muy distinta; nosotros cuidamos la secrecía para tener la certeza de que nadie puede incidir, ninguna influencia externa que no sea la opinión que se recoge con las encuestas” (Reforma). Esto no explica, sin embargo, por qué se mantiene en secreto la encuesta una vez que esta se realizó. En una conferencia de prensa en Michoacán, Polevnsky aportó otra explicación: “Creo que fue lo mejor cuidar a nuestros compañeros que formaron parte de la encuesta”.

Cualquier cuestionamiento genera enorme irritación en las filas de Morena. El periódico Reforma señaló que la encuesta estaba siendo procesada en la oficina de Andrés Manuel López Obrador, el presidente del partido, y en la de su hijo, Andrés Manuel López Beltrán, ambas en la calle de San Luis Potosí, en la colonia Roma, y no en las oficinas del partido nacional, en la colonia Viaducto Piedad, o en las del partido capitalino, en la colonia Del Valle Sur. La respuesta de López Obrador en Twitter a esta nota mostró una extraordinaria irritación: “Los del Reforma parecen alumnos de Goebbels quien decía: una mentira que se repite muchas veces puede convertirse en verdad. ¿Y la ética?”.

La propia Sheinbaum dice que las críticas a la encuesta son misóginas: “Hubo tres hombres y una mujer. ¿Si hubiera sido cualquiera de mis compañeros no hubiera sido dedazo? ¿Entonces quiere decir que las mujeres no tenemos capacidad y solo mediante dedazo podemos acceder?... ¿Una mujer sólo puede llegar a partir de que un hombre la acomode?... Me parece muy injusto” (El Universal). Esta respuesta a las críticas a la encuesta rebasa toda lógica.

Morena, es cierto, no es el único partido que no tiene procesos democráticos internos. El PRI se está preparando para un “cedazo”. En Morena, finalmente, es sólo un dedito.

REFINERÍAS EN HOUSTON

La refinería de Deer Park de Pemex y Shell en Houston ha suspendido actividades por las inundaciones. Otras tampoco están produciendo. Con las bajas reservas de gasolina en México, esto podría generar escasez.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add