×
Eduardo Frango
Eduardo Frango
ver +
Su vida ha sido la de un verdadero gitano errante pero plagada de mágicas experiencias. En Monterrey fue, durante largo tiempo, coordinador de prensa y medios de Nuestra Belleza Nuevo León. En Seattle, Washington, fue Jefe de Fotografía de los catálogos comerciales del Sears Portrait Studio. En Puerto Vallarta organizó las fiestas mas exclusivas (y divertidas) para los open house de una importante agencia de bienes raíces. Su pasión por el contacto social directo, lo ha llevado a ser la sonrisa amable que guió a los visitantes desde la exposición del colombiano Fernando Botero en el Centro de las Artes Fundidora, hasta refugiarse en los gigantescos brazos de Luca, durante el Fórum Internacional de las Culturas 2007. Su experiencia en los medios masivos se remonta a sus tiempos de estudiante en la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la UA de C, pues desde su segundo semestre comenzó a empaparse de la tinta cian de la prensa escrita y la hizo uno de sus colores favoritos. Actualmente su ojo critico y objetivo ante los acontecimientos de la sociedad lo han colocado en la baranda del "gossip" social, dándole un giro divertido a la información y tratando de arrancarle las etiquetas a lo considerado como trivial.

" Comentar Imprimir
24 Mayo 2017 03:00:00
Deja de interrumpir a los demás
Respira profundo…

Este rudo hábito es más común de lo que nos imaginamos y es que hay gente tan ávida por compartir información que se vuelve maleducada al conversar y a veces ni nos damos cuenta si somos así. Analízate y por lo pronto aquí te va un miniplan si eres o conoces a uno de estos. Si sientes la necesidad de interrumpir, respira profundo, ponle atención a la persona y al tema del que se está hablando, mientras razona y piensa muy bien tu opinión y espera a que sea tu turno.

Pídele a un amigo…

Si ya te diste cuenta que eres del tipo de personas que interrumpen las conversaciones, habla con alguien a quien le tengas mucha confianza como a un familiar o amistad y explícale que estas tratando de cambiar este aspecto de tu personalidad, que por favor te haga alguna señal discreta cuando en público estés actuando de esa manera tan agresiva de interactuar en las conversaciones. Recuerda que toma exactamente 21 días para formar de manera correcta un buen hábito, así que no te desesperes ni te enojes si alguien te lo hace notar de manera directa.

Haz preguntas…

Si en una reunión alguien está hablando digamos de un restaurante en particular, en vez de dar tu opinión intrusiva acerca del establecimiento, aunque ya hayas ido, mejor hazle una pregunta a quien esté hablando en ese momento. Por ejemplo, puedes decir: “Los postres de ahí son riquísimos, ¿a ti que te parecieron?”. Eso dará la oportunidad de que el tema se haga más interactivo, de que los demás opinen y de luego ya dar tu muy particular punto de vista, sin llegar a ser tan invasivo en la plática y hasta te hará ver como una persona más interesante.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2