×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
10 Junio 2018 04:00:00
Del corazón de una madre brota una lágrima de sal
Para Delis Guerrero, en el día de tu boda.

QUERIDOS AMIGOS: los saludo con la esperanza de que Dios los lleve de su mano y les bendiga con salud. Afortunados los sanos de alma.

Pues les sigo contando de las anécdotas de este viajecito que, la verdad, nos vino bastante bien, siempre hace falta salirnos de lo cotidiano para disfrutar unos días del fruto de nuestro trabajo, distraernos, conocer nuevas tierras, y más aún, en compañía de quienes amamos. Cuando los hijos se casan brota una lágrima o muchas del corazón de una madre, ya sea por alegría o nostalgia y a veces por tristeza también, es inevitable este sentimiento, ¿no creen amigos? Recuerdo que en mi boda, mi madre y mi hermano Jorge lloraron mucho, y por mucho tiempo se me hacía un nudo en la garganta al recordarlo. Ya pasó, como todo, ahora los entiendo. El primer desapego, era la primera que me casaba.

Sin embargo , yo veía a mi amiga Paty que si su hija Delis estaba feliz y enamorada, pues eso bastaba para que ella también estuviera feliz. Con algo de nervios, porque no llegaba la bendita maleta, me dijo, bueno pues mañana Dios dirá, mientras tanto a divertirnos, y cómo batallamos mucho para ello, ja, ja, ja. Pues que empezó la “preboda”, con todos los invitados en el área del bar donde tocaba un grupo muy ameno, y todos bailamos. Y como era todo incluido en el hotel, y con el megacalor, ¡uf! Ya se imaginarán, las bebidas parecían limonadas, una y otra como agua.

¿Y qué cree n que pasó?, pues que por fin llega la maleta. Pues de San Luis la mandaron a Guadalajara y de ahí hasta Vallarta y luego a Punta Mita, serían como las 12:00 am. Ya muy tranquilas, después al término, nos fuimos al antro de ahí mismo, del hotel que se llama Gran Palladium Vallarta Resort & Spa, en Punta Mita, Nayarit, a 40 minutos en carro desde Vallarta. No hay necesidad de salir del hotel, ahí está todo lo que se requiere para unas buenas vacaciones. Hay una pequeña área UMA (Unidad de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre) donde están algunos animales en resguardo, como un avestruz, un tucán, un venado, entre otros.

Debo recalcar que los empleados son súper amables todos, el de operaciones es español, David, le mando un saludo por sus atenciones y a todos en el hotel, ya que nos topamos todo el tiempo, así que se vuelve uno como una familia, los meseros, que tanto se esmeran por dar un excelente servicio.

Y llego el día de la boda, y por la mañana los de animación nos pusieron a bailar en la alberca con grupo en vivo, y a mí que me encanta el baile, pues ya se imaginarán, a Estefa, mi hija, también le encanta el baile y, bueno, pues la pasamos de lo lindo, mientras mi amiga ayudaba a su hija Delis a prepararse para el gran momento. Nos invitó a las mujeres al cuarto ya arregladas para el brindis, pero, ¿qué creen?, que las copas jamás llegaron, y las invitadas, pues no estuvieron listas, seguro se quedaron tarde en la alberca. Pero bueno, sirvió para que les tomara fotos y video cuando Paty mi amiga le ayudaba a ponerse el esperado y lindo vestido a su querida hija. Es un gran momento sin duda, una serie de sentimientos encontrados se da en ese momento de poner el vestido, y que la mamá de la novia le ayude; los nervios, la alegría, el soltar a la hija a una nueva vida, se dice fácil, pero no lo es. Se veía muy linda, me recordó a mí en mi boda, pues ella se maquilló y se peinó sola porque no le gustó cómo la habían dejado, y yo recuerdo que llegué corriendo a volverme a bañar y peinarme yo sola, pues de igual forma no me gustó cómo me dejaron. Así que definitivamente se veía muy linda, sencilla y muy natural, la que es linda es linda y con esa juventud, divino tesoro. La conozco desde pequeña, estaba en kínder con mi hija Verito, que no pudo asistir por cierto. Pero mandó a las mejores representantes, sin duda. La verdad es que me hubiera encantado que cantará Delis en su boda, pues es una artista y canta bellísimo.

Recuerdo que cantaba las canciones de Laura Pausini aun tan pequeñita, ¡wooow!, aún al escuchar a Pausini cantando la de Amores Extraños, que inevitablemente me remonta a tu infancia cantándola a todo pulmón. De corazón espero que no deje de cantar nunca, ya que es un don, y los dones son para compartirlos con los demás, que nos deleite con su bella voz que para ello se la dio Dios. La verdad fue un gusto que me hicieran partícipe de este momento tan importante para ella. Los quiero mucho, y deseo que Dios los bendiga a ti Delis y a tu ahora esposo Andriu, en esta nueva vida juntos.

Las mamás siempre estaremos ahí cuando más nos necesiten, no importa qué tengamos que hacer, a dónde ir, en fin, ¿qué no haríamos por su felicidad?, todo sin duda alguna. Ustedes amigos queridos que me leen y agradezco, transpórtense al día que se les casó su primer hijo o hija, los preparativos para la pedida, las despedidas, la boda misma, todos esos momentos para muchos maravillosos, y para otros no tanto, según con el lente que se mire.

Y bueno, pues llegó la novia bellísima y la mamá llevando la cola del vestido, fue una boda un poco diferente, muy al gusto de Delis, relajado y de buen gusto, sencillo como lo es ella. Con el mar como escenario, ¡qué belleza es el inmenso mar!, la brisa de sus olas; aunque hacía mucho calor, poco apoco fue empezando a soplar el viento a nuestro favor, ya hecha la unión matrimonial, brindamos ahí mismo, y con el calor, seguro no fui la única que se tomó un par de copas por lo menos, finalmente la cena, las fotos, el baile, y bailamos y bailamos festejando la unión. Después volvimos otra vez casi todos al antro, y a seguir bailando. Después nos reíamos a carcajadas, pues mi amiga apenas sí sus pies tocaron el mar por andar con los preparativos, pero eso sí, anduvo de traje de baño todos los días, ja, ja, ja, ni siquiera a la alberca, ¡pobre! Ya al otro día dijo “ahora sí”, después de que despidió a todos, dijo me voy a meter, y tampoco pudo, porque llegó la hora de dejar el hotel e irnos a Puerto Vallarta, donde dijo “ahora sí”, el otro hotel lo pedimos con alberca y vista al lago, ja, ja, ja, esto es chiste local, ¿verdad Paty? Finalmente jamás se pudo meter al agua, ¡increíble!, habrá que irnos de vacaciones otra vez y, esta vez te convertirás en sirena, amiga querida, y una lágrima de sal brotará de tu corazón. Porque de amor y felicidad también se llora.

Reciban un abra zo fra ter no amigos queridos, hasta la próxima, su amiga Verónica, Diosito por delante.

Consultas
Previa cita
(844) 227 7066



Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2