×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
29 Abril 2017 04:00:00
Del dicho al hecho
No hay duda de que en época electoral los candidatos son capaces de ofrecer las “perlas de la virgen”. Las promesas están a la orden del día. Ninguna campaña se distingue por propuestas reales. “Voy a meter a la cárcel a los corruptos” es uno de las frases que más utilizan los candidatos a ocupar cargos de elección popular.

Me asusta un poco el hecho de que ofrezcan acabar con la inseguridad, con la creación de empleos, con la instalación de más empresas y mucho más ofrecimientos en campaña. Y me da más que miedo, desconfianza, por una sencilla razón: esa promesa la hemos escuchado infinidad de veces.

De sobra sabemos que actualmente no está en juego la gubernatura, alcaldías, posiciones en el congreso local de varios estados como Nayarit, Estado de México, Coahuila por ejemplo. Esas elecciones vienen a ser una especie de “termómetro” para lo que vendrá en el 2018.

La experiencia nos marca que los resultados de los procesos electorales locales, no siempre han tenido una gran participación el día de la elección.

Sin embargo, al observar el descontento, la inconformidad que existe entre la población y sobre todo el desencanto de los ciudadanos, considero que este es el momento para encaminarnos hacia el cambio que todos deseamos.

Permítame decir que la oportunidad de realizar un verdadero cambio la hemos tenido, desde el momento que tenemos la gran dicha de ejercer nuestro derecho. Esa oportunidad consiste en ir a las urnas el día de la elección y depositar nuestro voto de una manera libre, razonada.

Si el ciudadano no acude a sufragar es porque no quiso o no pudo. Tiene todo el día para cumplir con su deber.

Hay situaciones especiales que justifican la ausencia del ciudadano en las urnas, como por ejemplo una enfermedad; sin embargo no todos los ausentes tienen una excusa válida y aceptable.

Un proceso electoral nos cuesta muchísimo dinero a los ciudadanos. Recursos que van a dar en su mayoría a los partidos políticos para sus “campañas”. Unos reciben más que otros, por supuesto, pero todos se “cuelgan” del presupuesto.

Insisto en lo que he mencionado en diferentes ocasiones; no se justifica la existencia de tantos partidos políticos y lo saben perfectamente quienes sin ideología, sin propuestas reales (no de ficción), enarbolan su banderita de luchar por los pobres. Individuos que ni siquiera son capaces de motivar a los electores.

Es triste y lamentable que exista en nuestro país una clase oportunista, que anda viendo la manera de obtener recursos de una manera fácil. Pretenden convertirse de la noche a la mañana en “políticos”, más por el interés por lo que van a obtener, que por ser útiles o por amor a su comunidad o a su país.

Quien realmente quiere servir a su comunidad no necesariamente tiene que estar en el juego político. No obstante si obtiene el privilegio de ser llamado o desea “lanzarse” para un cargo de elección popular, debe estar consciente que la posición que ocupe es para servir no para servirse de ella.

El pueblo está muy decepcionado de sus gobiernos y es algo preocupante. La corrupción no se ha combatido de manera frontal, por el contrario, se ha encubierto de manera peligrosa, descarada y cínica.

Por eso pululan por ahí ex gobernadores que se ríen de los ciudadanos. Disfrazados de ovejas cuando en realidad, su comportamiento ha sido de verdaderos lobos hambrientos.

Hace poco, la detención en Guatemala de Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, causó revuelo. Llamó la atención la sonrisita dibujada en su rostro. Era la burla del cínico que cree saber que nada va a pasar. Un prófugo de la justicia que huyó con suficientes recursos para vivir donde se le pegara la gana.
¿Cuántas promesas hizo en campaña? ¿Cuántas cumplió? No creo que hayan sido suficientes si dejó un estado en quibra.

Un estado con grandes recursos naturales, empobrecido por la ambición, traición, corrupción y por la impunidad. El mismo caso de otros estados cuyos gobernantes han descapitalizado las arcas. Ahí andan muy frescos, disfrutando ellos, la esposa, hijos, familia y prestanombres de lo que se robaron.

No nos dejemos engañar por las promesas, veamos las realidades. Hay candidatos que creen tener una varita mágica para solucionar los problemas existentes cuando de sobra saben que no hay tal.

No olvidemos que del dicho al hecho…..hay un buen
trecho.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2