×
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
22 Julio 2017 04:08:00
Del realismo sucio a la democracia sin pueblo
De plano, ya el Gobierno no se mide. Como palomitas de maíz brincan y brincan las noticias del realismo sucio que ejercen las instituciones contra el pueblo. De ponerse de acuerdo, no les saldría bien. México va a una democracia sin pueblo. Y “para muestra, un botón”, dice el dicho.

• En cualquier país, el asunto del socavón de la carretera a Cuernavaca, en el cual dos personas murieron asfixiadas, pues ni hubo intento de rescate, le hubiera costado la renuncia voluntaria o el despido al Secretario de Comunicaciones y Transportes, además demandas colosales hubieran caído como chaparrón a la compañía constructora. El trato insensible de lo acontecido manifiesta este realismo sucio que, ulteriormente, dejará a la democracia mexicana sin pueblo.

• La fecha, 18 de julio 2017, ya venció para que arranque el Sistema Nacional Anticorrupción SNA, pero los senadores no han elegido al fiscal Anticorrupción ni a los magistrados especializados y falta establecer en la mayoría de los estados de la República el Sistema Local Anticorrupción.

No hay prisa ni gana de ponerlo en marcha, aunque tuvieron más 2 años para su ejecución, de acuerdo con la reforma constitucional del 27 de mayo del 2015. Según el periódico Excélsior: “La meta es que el SNA sea precedido por los ciudadanos y servirá a los ciudadanos. Crea instituciones fuertes y autónomas para prevenir y castigar la corrupción. Se eliminarán los trámites innecesarios y hará que las contrataciones y obras públicas se realicen con total transparencia”. En Coahuila ya vimos que la instrucción de esta meta llegó caducada, en lo oscurito y de pronto se formuló “la ley a modo”, puro realismo sucio.

• La impunidad brilló con luz propia y en escenario exhibida para los medios de comunicación, único equilibrio entre Gobierno y pueblo. El personaje Javier “N”, exgobernador de Veracruz, quien exige anonimato, logró junto a su abogado anular buena parte del expediente de delitos penales y administrativos que viene acarreando el susodicho desde su fuga.

Ante la protesta ciudadana, Osorio pide que tengamos “fe”, clarito se escuchó que dijo: “té”, pero dijo “Fe”, en los fiscales asignados por la Procuraduría General de la República PGR. En nueve meses no traían nada, unos cuantos millones de pesos que se malgastaron durante el Gobierno, pero nada del otro mundo. Gobierno protege a Gobierno. El poder del Gobierno para los que corrompen el Gobierno. Realismo sucio.

• Algunos candidatos coahuilenses previeron la notoria ineficacia del Instituto Electoral de Coahuila, IEC, antes y durante el proceso electoral del pasado 4 de junio solicitaron al Instituto Nacional Electoral, INE, que adoptara medidas para proteger el proceso. Ellos desoyeron las quejas. Esperaron, y una vez que concluyó la jornada, hubo que impugnar el resultado mal logrado del candidato impuesto del PRI, que pretende hacernos por buena el juego de la silla. Me quito yo y te sientas tú.

Después de semanas de sesudos debates del ¿hubo, o no hubo? rebase en los gastos de campaña, concluyeron que lo hubo y de acuerdo con la Constitución, debe anularse la elección.

Ahora dicen que hay que esperar y el asunto se va al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, TEPJF, el cual dará el fallo definitivo. Por lo pronto, todos de vacaciones y a la vuelta retomarán los asuntos de Coahuila y del Estado de México, cuyo proceso fue similar a ese donde el PRI se impone ante la elección del pueblo.

Sin embargo, los consejeros del INE no son imparciales, son representantes de los partidos políticos, por lo cual ningún dictamen que den es objetivo o certero ni en beneficio de la democracia. Por lo tanto, organismos de la sociedad civil, OSC, e intelectuales les exigen su renuncia, no hay credibilidad en esta institución como en muchas otras.

Ellos, los consejeros, son parte del problema que se debate en Coahuila y en el Estado de México. Estamos en el purgatorio rumbo al infierno del megaproceso electoral del 2018. Ellos no son aliados del pueblo, truecan en nombre de él. El voto ciudadano no cuenta, pues este fue cedido y, endosado, finalmente retornó a la involución, viviremos en un sistema fantasma democrático y sin pueblo.

Esta semana, sin ponerse de acuerdo y sin opacar las celebraciones del cumpleaños del presidente Peña Nieto, las acciones del Gobierno arrojan un mensaje definitivo: el Gobierno de México es una empresa particular y elitista, que pretende combatir la corrupción política, pero sin modificar a la misma estructura política que se basa en un sistema de corrupción.

A esto llamo: del realismo sucio a la democracia sin pueblo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2