×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
16 Mayo 2017 04:00:00
Democracia sin partidos
La mayor lección que deriva de la victoria de Emmanuel Macron en Francia, desde el punto de vista democrático, es que los partidos políticos quedan detrás de los líderes naturales y, por ende, en ocasiones son acompañamientos deleznables por su identificación radical o sus nexos inconfesables con elementos corroídos y/o extranjeros como los que mantuvo Marine Le Pen hasta su estrepitosa caída. Los pueblos pueden ser manipulados por un tiempo pero no por siempre. Ojo, priístas.

Es un hecho que en México –donde vivimos de nuevo las turbulencias derivadas de la ausencia de gobierno, desde explosiones hasta asesinatos en distintas regiones del país y recientemente hasta en la Universidad Nacional-, el presidencialismo ilimitado, autoritario, aniquiló a los líderes naturales a cambio de asegurar disciplinas hacia el jefe del Estado quien, poco a poco, se convirtió en un monarca absolutista sólo limitado por el tiempo: un sexenio a lo más, gracias a la sabiduría del Constituyente de hace un siglo ya.

Este es uno de los factores, sin duda, por los cuales la propuesta o el plan alternativo de Andrés ha tenido recorrido pese a las “derrotas” electorales de 2006 y 2012 cuando, en sendos casos, no fue capaz de contar con una estructura que protegiera los votos a su favor y acabó cediendo ante los órganos electorales torpemente cómplices del gobierno continuista con severas consecuencias en la credibilidad pública y la exhibición hasta del racismo del consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello.

Así como resulta asombrosa la permanencia del sujeto mencionado en el INE, en idéntica proporción es sorprendente que ninguna modificación seria se haya realizado respecto a las leyes electorales para posibilitar, siquiera, como en Francia y la mayor parte de las naciones civilizadas políticamente, una segunda y definitoria vuelta electoral con el propósito de que el líder asegure, cuando menos, la mitad más uno de los sufragios emitidos aunque tal no signifique gobernar en mayoría cuando el abstencionismo, como entre los nuevos galos, sumó casi el treinta por ciento, esto es en alza como muestra de la inconformidad colectiva y la ausencia de información sobre las motivaciones ocultas de los postulantes.

Lo grave de asunto es que el partido surgido de un liderazgo real, la MORENA de Andrés, tampoco posibilita el concurso de dos o varios aspirantes porque sólo admite el privilegio de su fundador a ser el único con derecho a llegar al Palacio Nacional si, al fin, repito, tiene estructura para vigilar y asegurar los votos emitidos por él. No se vale convocar a la ciudadanía, por tercera ocasión, y no tener los recursos para defender a quienes se inclinen por su causa, millones de mexicanos respetables aun en el caso de estar equivocados. Las impurezas de cada partido inhiben no alientan la emisión de los sufragios.

Lo dije hace varios años: En México, los partidos políticos ya le quedan muy chicos a la sociedad cuyo proceso de maduración es lento pero ya suficiente para evitar manipulaciones. Tal tesis fue rechazada por imbéciles de la dimensión de Alfonso Zárate, elbista que fue y es, en medio de las turbulencias de la simulación.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add