×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
07 Abril 2017 04:06:00
Derecho de audiencias
“Libertad es el derecho de decir a la gente lo que no quiere escuchar”. George Orwell

Nos dicen que defienden el “derecho de las audiencias”, pero el mismo término es una manipulación. Lo que buscan los grupos políticos que apoyan ese supuesto derecho es censurar a la radio y la televisión.

El término “derecho de las audiencias” es un anglicismo –la forma correcta en español sería “derecho del público”– usado para impulsar restricciones a la expresión en radio y televisión. Es un esquema parcial, porque sólo incluye a estos medios y no a los periódicos o el internet, y paternalista, porque supone que si el Gran Hermano no defiende al público, este será manipulado.

Son varios los puntos cuestionables de ese supuesto derecho. El más controvertido es el que obliga a los medios a distinguir entre información y opinión y faculta al Instituto Federal de Telecomunicaciones para sancionar al periodista o a la empresa que no lo haga.

Mucha gente opuesta a la censura me dice que está de acuerdo en obligar a los medios a separar información y opinión. En la práctica, sin embargo, esto no se puede hacer sin violar la libertad de expresión.

La objetividad puede ser un ideal para ciertos medios, pero es difícil o imposible de alcanzar en la práctica. La simple selección de notas o de imágenes en un periódico o noticiario refleja una opinión. No es lo mismo ilustrar una nota sobre el aborto con una fotografía de un feto desarrollado que con un grupo de manifestantes que de manera violenta bloquean una clínica en que se ayuda a las mujeres. La expresión “Quieren violar el derecho de las audiencias” en una cabeza periodística incorpora una opinión que contrasta con la que dice lo mismo de otra manera: “Quieren eliminar la censura del IFT”.

Durante 17 años fui director en Latinoamérica y España de la Encyclopaedia Britannica, una casa editorial que se preciaba de su objetividad. Al final llegué a la conclusión de que la objetividad absoluta es un simple ideal. A lo más que se puede aspirar es a presentar las distintas posiciones sobre un tema antes de ofrecer una conclusión.

La objetividad de uno es la parcialidad del otro, el valiente rebelde de una ideología es el terrorista de otra. CNN pretende ser objetiva, pero los conservadores estadunidenses la acusan de izquierdista. Fox News, la cadena favorita de Donald Trump, se creó con el propósito de ofrecer “noticias justas y equilibradas”, en contraste con CNN, pero es considerada como derechista por muchos (incluido su seguro servidor). Las coberturas de CNN y Fox News reflejan visiones políticas radicalmente distintas, pero pretender regular a una o la otra violaría la Segunda Enmienda constitucional de los Estados Unidos, que garantiza la libertad de expresión.

En México tenemos los artículos sexto y séptimo de la Constitución que pregonan la libertad de expresión, seguidos por disposiciones constitucionales y en leyes secundarias que la restringen. Dar al IFT facultades de censura sobre medios o periodistas que, a su juicio, no separan información de opinión fue una medida inquisitoria que apenas se soluciona de manera parcial con las modificaciones aprobadas en la Comisión de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados este 5 de abril.

Como siempre aclaro mi interés: colaboro en emisoras de radio y televisión, y me interesa preservar lo que nos queda de libertad de expresión en ellas. Pero también colaboro en impresos y quiero mantener la libertad en estos, aunque mezclen información y opinión. El público tiene plena capacidad de decidir qué ver, escuchar o leer y, sobre todo, en qué creer.

REBELIÓN EN VENEZUELA

En Venezuela hay una verdadera rebelión social por el empobrecimiento generado en casi dos décadas de populismo. Es importante no perder de vista las consecuencias de la acumulación de malas políticas económicas.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6