×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
29 Enero 2016 05:06:31
Desastre económico
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, desde agosto del año pasado ha venido sosteniendo que la depreciación del peso mexicano ante el dólar estadunidense forma parte de un nuevo escenario mundial económico. Al que se le debe hacer frente.

El funcionario salió en defensa de las finanzas nacionales en un artículo publicado en el diario Reforma, donde explica el contexto internacional que ha provocado la caída de la moneda, según su explicación el gobernador del Banco de México afirma que el peso no ha perdido valor, sino que es el dólar el que se ha fortalecido contra casi todas las divisas importantes del mundo.

Debemos recordar que, desde el segundo semestre del año 2015, el Fondo Monetario Internacional redujo las expectativas de crecimiento para la economía mexicana pasando de 3% a 2.4% para el 2015, y del 3.3% a 3% para el 2016. Esto es una caída en nuestras ingenuas aspiraciones de aproximadamente 20%, por tanto una baja significativa en el presupuesto federal, también lo es que, en el sector energético, las grandes reformas presumidas por el titular del Poder Ejecutivo en nuestro país no han dado los frutos que prometieron. Basta con ver el poco interés que tienen los inversionistas en este sector, quienes no se animan a entrarle hasta el día de hoy con propuestas realmente serias, lo que cada vez se ve mucho más lejano dado el inevitable desplome en el precio del petróleo, el cual se encuentra a casi un 50% menor a los precios del 2014, cuando se ubicó en 102.1 dólares por barril, mientras que el precio a julio 2015 fue de 53.39 dólares por barril de mezcla mexicana y hoy se reduce a 23.38 dólares, según datos oficiales.

Lo que no quiere decir nuestro flamante gobernador del Banco de México es que la crisis actual de México no radica principalmente en la baja en precios del petróleo, como lo asegura la Coneval, la cual sostiene que en este sexenio, en México: la población en general se ha empobrecido, de hecho hay más pobres, aunque se observa una ligera disminución de la pobreza extrema, es decir, sólo la situación de los más pobres de los pobres mejoró ligeramente; el resto de la población se hizo más pobre o menos rica.

Y que la verdadera razón de esta situación es que: la economía mexicana ha tenido uno de sus peores tres años en materia de crecimiento, con un promedio anual menor al de los últimos 30 años, abajo del 2%; este bajo crecimiento económico se debe sin duda alguna a la errónea estrategia del Gobierno y, en menor medida, a que el ambiente internacional es adverso.

Para quien esto dude, debo recordarle que, desde los primeros indicios de lo que el Gobierno pensaba hacer con la economía, muchos comentaristas y muchos analistas coincidieron en que dicha estrategia ya había fracasado en México, desde el gobierno de Echeverría hasta el de Miguel de la Madrid.

Dicha estrategia consiste en aumentar el gasto público para estimular la economía. Y eso ha hecho este Gobierno: gasta más y se endeuda más para financiar el crecimiento del gasto. Por desgracia, el crecimiento económico no se estimula con eso y la mejor prueba son estos tres años de raquitismo.

Para completar el cuadro, aplicaron una reforma tributaria equivocada que golpeó los bolsillos de las clases medias y que no solucionó ni de lejos la caída en los ingresos por la baja en los precios y la producción petrolera.

El resultado es que la economía crece poco, la deuda aumenta con rapidez y uno de los principales rubros de ingresos, que son los petroleros, se han desplomado, o lo que es lo mismo, la estrategia económica aplicada por el Gobierno federal es, ni más ni menos, un desastre.

[email protected][email protected] Torres_1
Imprimir
COMENTARIOS



top-add