×
Antonio Navalón
Antonio Navalón
ver +
Periodista, voyerista de la vida y vendedor de libros. www.antonionavalon.com

" Comentar Imprimir
30 Agosto 2011 03:00:09
Descalzos y de rodillas
Una de las figuras plásticas que más impresionan para definir las grandes catástrofes contra la humanidad es la pirámide de zapatos que te recibe al entrar en el Museo del Holocausto, el Yad Vashem, en Jerusalén.

Son los zapatos que, alguna vez hace más de 65 años, pertenecieron a las víctimas de los campos de exterminio. Los pies que los calzaron caminaron por la senda del fracaso de la humanidad rumbo a las cámaras de gas.

Después de un accidente, de una tragedia, los zapatos rotos testifican el fracaso de la vida frente a la brutalidad, especialmente si la muerte se debe a razones ideológicas, terroristas, violentas y carentes de sentido.

En Monterrey, en el Casino Royal una colección de zapatos sin pies, situados en lo que queda de las escaleras, dan testimonio de dónde estamos y qué nos está pasando como país.

Por primera vez, estoy de acuerdo con el presidente Felipe Calderón. Yo que tantas veces discrepé respecto a su falsa guerra reconozco ahora que tras el caso de Monterrey tiene razón en un punto fundamental: se acabó el tiempo de irse echando la culpa unos a otros y decir “yo no fui”, “yo no tuve que ver” o “a mí no me tocaba”.

La administración del gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina representa el fracaso total de la administración estatal mexicana. Medina, no es inocente, puesto que fue Secretario General de Gobierno durante el mandato de José Natividad González Parás, cuando se iniciaron aquellos polvos que ahora han traído estos lodos.

Monterrey no sólo era el símbolo de progreso de México, sino de toda América Latina. Todos querían ser Monterrey. Lo que está pasando hoy en día en la capital regia me lleva a pensar, una y otra vez, que desafortunadamente en el lado del mal también hay estrategas que tienen pleno conocimiento de cómo y dónde golpear.

Lo más estremecedor de los 52 muertos no es la cantidad. Por desgracia, con casi 55 mil víctimas durante este sexenio no es un problema de número sino de calidad de víctimas. Hemos dado un paso cualitativo al dolor: se puede llegar frente a un edificio donde hay inocentes —de clase media alta, en esta ocasión—, derramar gasolina en las puertas y prenderles fuego para que las personas fallezcan víctimas de la desidia nacional. Este caso recuerda al de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora desde el punto de vista de saber si había o no salidas de emergencia, si eran falsas, si la reglamentación estaba en orden.

México padece una situación de alto riesgo, en la que el terrorismo —que evidentemente viene de la palabra terror— ha conquistado, contra todos nosotros, una nueva batalla.

Me asombra que el presidente Felipe Calderón lo definiera de manera tan clara: narcoterrorismo. Cualquier otro gobierno se hubiera resistido a clasificar lo sucedido así; se trata de un salto cualitativo que nos lleva a unas consideraciones que aunque no correspondan con la definición exacta de lo que es un grupo terrorista, su consecuencia o técnica de daño indiscriminado contra la población civil da una nueva escalada pero también sirve para incrementar el miedo aterrador que siente la sociedad al saber que puede tocar a cualquiera, bajo cualquier situación, en cualquier lugar. No estamos seguros.

Estamos descalzos y en el caso de Monterrey están de rodillas porque tienen un gobierno inexistente. Las grandes preguntas para todos son: ¿cómo nos calzamos las botas, no militares sino del estado de derecho? ¿Cómo nos ponemos de pie sin romper la unidad? ¿Cómo guardar todo el cuidado posible en no realizar y firmar pactos que nunca sirven de nada? ¿Cómo evitar los llamamientos a la unidad que a la tercera catástrofe que suceda como ésta dejarán de tener sentido?

Las víctimas, todos los muertos son iguales. Las causas pueden ser distintas. En medio quedamos todos, una sociedad que con nombre de guerra, de paz, de confrontación, de narco, de crimen, de malandros o de asesinos teme estar descalza y de rodillas y que por el momento ha perdido el primer asalto.

@antonio_navalon

Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2