×
Leopoldo Ramos
Leopoldo Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
20 Marzo 2016 04:05:13
Desconfianza
En la tercera audiencia pública regional para formular la ley general en materia de desaparición de personas cometida por agentes del Estado y particulares, la desconfianza de familiares de desaparecidos hacia legisladores y autoridades de Gobierno fue la constante: “queremos creerles, pero nos han engañado muchas veces”, reclamó Gabino Gómez, del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, en Chihuahua.

Las víctimas y el poder. Ante senadores, diputados federales y el Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, quien convocó al encuentro, los padres, hermanos e hijos de los desaparecidos en México –más de 28 mil, y contando– dejaron en claro que su intención es depositar la confianza en las autoridades, “de lo contrario no estaríamos aquí”, pero para desgracia de todos “tenemos la herida abierta, desde las
desapariciones forzadas de los años 70 hasta el trato indolente de nuestras autoridades en este momento”.

“Espero que no hayan venido sólo para la foto”, les advirtió Martha Alicia Camacho Loaiza, cuyo esposo fue torturado y asesinado por el Ejército en los años 70; ella misma permaneció secuestrada y fue torturada en un campo militar. Pero la advertencia no se escuchó, al menos no por todos los presentes.

En el presídium de la facultad de Jurisprudencia fueron pocos los que prestaron atención: a las senadoras Ivonne Álvarez, Cristina Díaz e Hilda Fernández, del PRI, y a la perredista Angélica de la Peña, se les fue el tiempo en amena plática, mientras que al senador del PAN, Luis Fernando Salazar Fernández, en recibir mensajes de sus asistentes y atender el teléfono móvil.

“Cómo me hubiera gustado que me hubieran puesto atención en lugar de estar platicando entre ustedes”, les reclamó la sinaloense Martha Alicia Camacho. “Se les hace aburrido venir aquí”, gritó una mujer del auditorio donde se desarrolló la audiencia. “Estábamos sacando las cuentas”, justificó De la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, respecto a la época en que Camacho estuvo
desaparecida.

En Chihuahua, las familias de desa-parecidos quieren que el análisis de restos humanos para buscar datos genéticos lo hagan expertos internacionales, y no los peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado. “Puede que lo hagan bien, pero no les creemos, les tenemos desconfianza”, dijo Gabino Gómez, del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres en Chihuahua.

El activista puso un ejemplo sobre el motivo que los lleva a no confiar en las autoridades: en diciembre pasado, un señor desaparece en Ciudad Juárez. En los primeros de enero entregaron el cadáver a la familia, lo incineraron. Días después la persona desaparecida llegó caminando a su casa. ¿A quién incineraron? ¿Quién se quedará eternamente sin ser identificado? Esto sucede, ¿y quieren que les creamos? Pues no les podemos creer”.

Letras sueltas…

El viernes 18 de marzo se cumplieron cinco años de la irrupción violenta en Allende, donde desaparecieron más de 300 personas, 39 viviendas fueron saqueadas y destruidas, y más de 10 mil habitantes huyeron en un intento por ponerse a salvo de la violencia. Este sábado, en Saltillo, aparecieron pintas urbanas: “Más de 300 personas fueron asesinadas en Allende”, advierte un grafiti en la colonia Oceanía Bulevares.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2