×
Javier Villarreal Lozano
Javier Villarreal Lozano
ver +

" Comentar Imprimir
02 Abril 2017 04:01:00
Descubridor de joyas
Nacido en Parras de la Fuente, el arquitecto Jaime Ortiz Lajous mantuvo hasta el fin de sus días una hermosa pasión: conservar el patrimonio artístico de México. Sólo su muerte, ocurrida el pasado domingo en la capital del país, pudo detener su incansable defensa de edificios y obras de arte que son parte de la historia. Resulta lamentable que la de-saparición de tan valioso coahuilense haya pasado prácticamente desapercibida entre nosotros, sus coterráneos.

A él se debe el descubrimiento, digámoslo así, del objeto de arte más valioso de los que se conservan en el estado. Detrás de ello hay una historia interesante. Cierto día de los años 80 del siglo pasado, Ortiz Lajous estuvo en Saltillo. En su calidad de funcionario público vino a supervisar los trabajos de restauración realizados en la Catedral de Santiago. Acompañado del doctor Jorge Fuentes Aguirre recorrió de arriba abajo el edificio. Cuando vio el altar de san José quedó maravillado. Jamás había visto –diría después– una pieza de platería de esas dimensiones, tan hermosa y deslumbrante como la placa de plata que adorna ese altar.

El frontal, de 2.5 metros de largo y 1.20 de alto, fue colocado en el siglo 17, y durante 300 años había pasado inadvertido para fieles y curiosos. Ortiz Lajous jamás olvidó la joya encontrada en Saltillo. Invitado en 1990 a formar parte del grupo de expertos dedicados a seleccionar las obras destinadas a la exposición México, Esplendores de 30 Siglos, propuso la inclusión del frontal en la sección dedicada al arte colonial.

El resto de los miembros encargados de seleccionar las obras no lo conocían. Bastó que Ortiz Lajous la describiera y mostrara unas fotografías, para que se incluyera en las casi 400 piezas de la exposición inaugurada en octubre de ese año en cinco salas del Metropolitan Museum de Nueva York. Fue a raíz de esta muestra que los saltillenses nos percatamos de su valor. A partir de entonces está convenientemente protegido por un cristal.

México, Esplendores de 30 Siglos se montó posteriormente en Los Ángeles y San Antonio, Texas, con gran afluencia de público. Luego estuvo en el Museo de Arte Contemporáneo (Marco) de Monterrey y en el antiguo Colegio de San Ildefonso, de la Ciudad de México, donde permaneció un año. Allí recibió poco menos de un millón de visitantes.

Podría decirse que esta muestra fue la plataforma de despegue de la fama del frontal, que viajó después a Holanda para una exposición de platería. En 2001, con motivo del segundo centenario de la construcción de la Catedral, se exhibió en el Centro Cultural Vito Alessio Robles. Ninguna otra pieza artística del estado de Coahuila ha tenido la proyección de esta obra salida de manos de plateros mexicanos.

Miembro de una prominente familia del siglo antepasado, después de visitar Saltillo el arquitecto Ortiz Lajous viajó a su ciudad natal. En la calle Madero de Parras, recorrió la casa familiar e hizo recuerdos. Siendo casi niño, la familia se instaló en la capital de la República. Cursó estudios de arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México, los que prosiguió en la de Sapienza, en Italia, donde se especializó en restauración.

Incansable, defendió contra la bárbara piqueta dizque modernizadora numerosos edificios con valor estético e histórico. Su tenacidad salvó de la destrucción a muchos de ellos; a otros les devolvió perdidas bellezas gracias a meticulosos trabajos de restauración. Escribió sabios libros sobre la materia y fundó en Guanajuato la Escuela de Restauración.

Nosotros le quedamos debiendo, entre otras muchas cosas, la justa valoración del frontal del altar de san José. Descanse en paz.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2