×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
09 Octubre 2018 04:00:00
Después del fuego
Por Juan Iván González

Una ciudad corroída por la muerte es lo que describe la novela Humo (Nitro Press, 2017), del regiomontano Efrén Ordoñez. En este Monterrey surreal, la desaparición de sus habitantes es un hecho cotidiano, al punto que se contratan recolectores exclusivamente para limpiar la enorme cantidad de cadáveres de las calles.

Completando este panorama, Ordoñez describe una sucesión de calles, cuyos nombres cambian hasta perderse en el olvido, repletas de las cenizas de cuerpos quemados y habitadas por una población en el hastío. Un lugar donde se da por hecho que cualquier noche un ser querido no vendrá a casa, sin que se pueda hacer nada al respecto.

El enfoque de la historia es un eco a 1984. Seguimos a un maestro cuya esposa simplemente no regresa un día a casa.

No hay explicaciones o certezas en esta ausencia. Según la costumbre de esta ciudad, el maestro debe aceptar esta tragedia de forma estoica y sin explicaciones. En vez de hacer esto, el hombre decide tomar un trabajo como recolector con la esperanza de hallar el cuerpo de su mujer.

Al paso de los días emprende una búsqueda por toda la ciudad, una suerte de viaje a través de un inframundo lleno de camionetas siniestras donde la gente aborda para nunca volver, antros que aparecen y desaparecen como por acto de magia y muchísimas mujeres anónimas –fantasmas inciertos de la silueta de aquella que busca el protagonista.

Esta es una novela lenta y melancólica, su estilo da la sensación de avanzar a lo largo de páramos grises. Aprecio muchísimo el que Ordoñez use ciencia ficción, en este caso una distopía, para llevar a sus límites la situación del norte de México.

considero que el mayor logro de esta novela fue su atmósfera de vacío e impotencia, aunque si llegué a sentir que había segmentos algo redundantes.

Creo que necesitamos más novelas como esta, que buscan entender el Norte de México mediante ficciones que se alejan de la realidad inmediata. Humo habla de la sensación que la violencia crea en una ciudad, de un sentimiento de pesadez en el aire.

la narración Capta esa desesperanza de no poder hacer nada para cambiar tu destino y nos muestra algo que quizás no pueda ser, pero que se siente real.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2