×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
05 Marzo 2017 04:00:00
Día de la Familia
Hoy, primer domingo de marzo, celebramos en México el Día de la Familia. Sí, un día dedicado a fomentar la integración familiar y un México unido, solidario, capaz de ver sus diferencias como riqueza y como posibilidad de un mejor futuro para todos.

Esta iniciativa que data de ya el 2005, es a mi juicio, una importante acción que busca vincular a gobiernos, escuelas, organismos gremiales, medios de comunicación, asociaciones no gubernamentales, grupos religiosos, empresas, padres de familia, bloggers, emprendedores, entre otros, en un proyecto permanente para resaltar la trascendencia social de la familia y posicionar una tendencia cultural favorable a ella.

Y es que para nadie es desconocido que la familia es la base de toda sociedad y que cada día advertimos con mayor urgencia la necesidad de reforzar los lazos de integración entre los miembros de una comunidad. 

La ausencia de los valores sociales, cívicos, morales e incluso religiosos, nos han colocado en condiciones de absoluta indiferencia frente al sufrimiento o alegría de nuestros semejantes. 

Así las cosas, el crecimiento en los índices delictivos no debería parecernos extraño o injustificado, es consecuencia normal de la desaparición de los límites de respeto o permisibilidad que, en otros tiempos se encontraban tan marcados que a la mayoría de nosotros no se nos habría ocurrido traspasarlos.
 
Pero no se trata de acurrucarnos en la nostalgia del pasado, de “otros tiempos” o de la añoranza, tampoco se trata de darnos por vencidos y doblar las manos frente a una cruzada difícil de seguir. Por el contrario, es tiempo de alzar la vista al horizonte y bajo una decidida esperanza en nuestros corazones tomar las riendas de esta travesía. 

Por eso mi interés en llamar tu atención en esta celebración, y pedirte además llevarla más allá de un día en el que convoquemos para reunir a los integrantes de nuestra familia. 

Aprovechemos este día y esa reunión con los nuestros para agradecer primero que nada por contar con una familia, de dos, de cuatro o de los miembros que seamos. Repasemos cuán importantes son las enseñanzas que nuestros padres, hermanos, hijos, esposos nos brindan día a día. 

Solo con una convivencia real y de calidad podremos recargar baterías y transmitir a nuestros cercanos el estado de felicidad que alcanzamos cuando estamos junto a los que queremos y de quienes recibimos el amor verdadero. 

Los valores éticos y morales no se adquieren en ningún otro espacio mejor que en nuestra familia. Si aspiramos a tener una sociedad funcional, debemos partir de fortalecer su fuente principal que es de donde emergen los ciudadanos que, en otras esferas de convivencia, formarán el tejido social de una ciudad, estado o país. 

Comprendamos y seamos tolerantes a las distintas formas en que hoy en día se integra o funciona una familia. Puede incluir ambos padres, puede estar presente solo alguno, en ocasiones la familia la componen únicamente los hermanos, e incluso, en muchas ocasiones la familia se extiende para considerar a amigos cercanos o personajes de influencia en nuestra vida. 

Sea cual sea su conformación, no olvidemos que este núcleo es, y deberá ser siempre al que debemos enfocar los más grandes esfuerzos de cuidado y protección si queremos evitar cualquier flanco que permita la entrada a vicios, delincuencia, inestabilidad emocional, apatía, abono todo ello que empuja a la toma de decisiones equivocadas. 

Como parte de los esfuerzos de organizaciones promotoras de esta conmemoración encontramos la existencia de un sitio electrónico dedicado: http://www.diadelafamilia.com.mx/ un portal podemos encontrar información diversa sobre carreras o actividades de la sociedad organizada bajo con miras al fortalecimiento de la familia. 

Adicionalmente, todos los gobiernos cuentan con las instancias de protección a la familia que, bajo el mismo ánimo, llevan a cabo actividades relacionadas y son responsables de la conducción de las políticas públicas correspondientes.
 
Muy importante también es la labor que realicen las escuelas, sin importar el nivel educativo, el fomento de esta festividad debe realizarse para todas las edades. 

Medios de comunicación son centrales para difundir el mensaje de fondo de esta celebración, colaborando a no distraer el objetivo que es la convivencia. 
Finalmente, solo nosotros haremos posible que todos los esfuerzos logren su cometido, apreciando día a día el valor de nuestros padres en nuestras vidas, la trascendencia que representan los hijos y la fraternidad que encontramos en nuestros hermanos y amigos. 

Seamos conscientes de que el amor, el respeto, la comprensión y la convivencia son las únicas claves para el desarrollo de las personas. Apostémosle a eso y disfrutemos este y todos los días de nuestra familia. 

Fb Diputada Lariza Montiel
@LarizaMontiel
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2