×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
11 Julio 2017 04:00:00
Disparidad en la LMB
El béisbol organizado en los Estados Unidos y su sistema de ligas es, hasta ahora, uno de los deportes que mayor oportunidad da a todas las franquicias para competir.

Desde el 2000, la MLB ha tenido 11 equipos campeones diferentes y año con año, un promedio de 4 equipos distintos a los del año anterior califica a los playoffs.

Tan solo este año antes de la pausa del Juego de Estrellas, las Ligas Mayores tienen a dos equipos con más de 60 victorias, y con posibilidades de alcanzar las 100 para el final de la temporada. Ninguno de los dos tiene campeonato desde la década de los 80, Houston ni siquiera tiene un campeonato en sus vitrinas.

Este año, Astros de Houston y Dodgers de Los Ángeles han logrado llevar la atención que el año pasado recayó sobre los Cubs y la ciudad de Chicago, hacia el otro lado de la nación y esto no es casualidad.

Las Ligas Mayores esperan que el mercado anual no se concentre entre las mismas franquicias durante todo el año, algo que es benéfico no solo para el espectáculo y sus aficionados de 30 franquicias a lo largo del país, sino también para sus finanzas.

La credibilidad y expectación que da el esperar quién será el campeón, sabiendo que puede existir competencia de parte de cualquiera de los equipos, es parte del gran éxito de las Ligas Mayores.

En México, durante el verano sucedía algo similar, sin contar los primeros años de la década del 2000 cuando todo se repartió entre Diablos y Tigres.

En los primeros 17 años del siglo XXI, han existido 7 equipos campeones distintos y durante la última década los han calificado a la pelea por el campeonato franquicias que no aparecían en el mapa protagonista desde hacía varias décadas.

Pero el fracaso comercial de los últimos años en varias plazas inició una transformación de la cara de la liga, lo que finalmente ocasionó un cambio en la manera en que se manejaba.

Durante este año se han hecho cambios que han dejado claro que los equipos con mayor poder económico no solo tienen ventaja dentro del terreno de juego, sino al momento de las decisiones.

La multipropiedad han permitido que existan más movimientos como los realizados por Diablos del México y Guerreros de Oaxaca durante años anteriores.

Ahora Yucatán, el único equipo competitivo en el Sur, toma a los mejores jugadores de su “hermano”, los Vaqueros de Unión Laguna, mismo caso que los Acereros de Monclova y Pericos de Puebla.

Esto ha relegado poco a poco a equipos que no tienen el mismo poderío económico y de mantenerse la tendencia podría generar algo similar a lo ocurrido con equipos como Broncos de Reynosa y Delfines del Carmen, que terminaron por desaparecer por la dificultad para competir y en consecuencia por atraer a más aficionados al estadio.

En tres y dos

Equipos como los Olmecas de Tabasco, que tuvieron una asistencia menor a los 200 aficionados ya una vez esta temporada y los recién surgidos, Generales de Durango y Bravos de León, son los que mayor riesgo corren, sin embargo no hay que descartar a los Saraperos de Saltillo entre quienes corren peligro, luego de pésimas temporadas y un vínculo con las finanzas estatales que podrían significar un gran problema de no haber cambio pronto.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add