×
Blanca Esthela Treviño de Jáuregui
Blanca Esthela Treviño de Jáuregui
ver +
Blanca Esthela Treviño de Jáuregui, esposa, madre y abuela, proyecta a la mujer como formadora de valores, forjadora del carácter de los hijos y eje de la vida familiar. Su principal aportación como escritora es salvaguardar el bien común en todos los sentidos posibles a través del planteamiento de lo que es realmente femenino: el mejorar a la sociedad desde una perspectiva práctica, inteligente y comprometida con la tarea de revolucionar al mundo desde el interior de la institución familiar. Oriunda de Piedras Negras, siempre ha vivido en ésta ciudad. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
03 Septiembre 2017 04:00:00
¿Dónde está tu hermano?
En las sagradas escrituras Dios pregunta a Caín: ¿Dónde está Abel? Caín, ocultando su culpa, responde: ¿Qué acaso soy yo el guardián de mi hermano? Si hiciésemos esa pregunta a la ONU -organismo creado para hermanar los países del globo- tal vez su respuesta fuese la misma.

Caín mató a su hermano por envidia. Las naciones de nuestro planeta se destruyen unas a otras; a veces con armas nucleares, y otras veces lentamente, casi con premeditación. Matan no por envidia, sino por avaricia y rapacidad. Países industrializados compran a precios miserables las materias primas no renovables a las naciones en desarrollo, y les venden los productos manufacturados a precios excesivos, con un escandaloso margen de utilidad.

Saben que para las naciones en desventaja el nivel de vida no podrá mejorar en esa relación comercial, y sus habitantes sufrirán privaciones sin límite. Entonces se colocan la máscara de la caridad para enviar generosamente algunos millones para los necesitados. No les cuesta mucho sacrificio, pero tampoco alivia su sufrimiento, ni soluciona la miseria. Los países en desventaja se convierten en países dependientes, que estiran la mano para pedir ayuda, pudiendo ser países fuertes porque cuentan con vastos recursos naturales y mano de obra.

La pregunta evangélica sigue en pie: ¿Donde está tu hermano?, y la contestación parece ser la misma: ¿Qué acaso soy yo su guardián? Si tuviésemos una conciencia universal caeríamos en la cuenta de las consecuencias que trae el no regular equilibradamente una sociedad de consumo: Temblaríamos al comprobar que mata a los países en desarrollo, sin escapatoria posible. En la primera etapa ocasiona desánimo generalizado, impotencia, y por último la muerte de la fe, la esperanza y el valor personal.

A la vez, una sociedad de consumo aparentemente rica y poderosa, puede ser en realidad pobre: Pobre de espíritu. La pobreza espiritual acarrea sus propios males. Tal vez en una sociedad así no veamos en la calle a niños desnudos de vientre hinchado, desprovistos de cobijo humano, pero sí a jóvenes drogadictos tirados en los callejones, hastiados de la vida porque para ellos carece de sentido: Las calles saturadas de delincuencia y prostitución. Dicen que cuando se siembra miseria, se recoge miseria.

El contraste entre las naciones se hace cada día más agudo y más aterrador. Mientras los pueblos primitivos danzan al dios de la lluvia para obtener el agua del cielo para el campo, pueblos desarrollados bombardean las nubes con agentes químicos para hacer la lluvia. En las últimas décadas hemos saqueado la tierra, contaminado las aguas y la atmósfera más que en los últimos 10,000 años.

Estuvimos extasiados con las supuestas bondades del ‘Libre Comercio’. Y, en efecto, eran y siguen siendo muy buenas, pero requieren una cuidadosa, inteligente y comprometida planeación para no crear sociedades desequilibradas donde unos cuantos acumulan toda la riqueza que producen las transnacionales, y otros muchos están al borde de la miseria.

No importa si se violentan los derechos de los trabajadores, se labore en condiciones insalubres, y se contamine el ambiente. ‘Producir más al menor costo’ es el lema de un alarmante número de compañías transnacionales.

Una publicación del diario norteamericano ‘The Economist’, informa que el problema del desequilibrio social creado por el libre comercio ha producido una situación más explosiva que la que se dio en la época anterior a la masacre de la Plaza de Tiananmen en Rusia en Junio, 1989. Las políticas establecidas en el mercado global han creado una atmósfera candente que puede hacer erupción de un momento a otro: Unos cuantos de benefician en detrimento de otros muchos.

¿Qué debemos creer en un período de mayúsculas diferencias éticas y de incredulidad social masiva? ¿Dónde están nuestros hermanos? ¿Cómo aprender lo que de verdad significa la compasión en un mundo despiadado?

La semilla del compromiso social se ha de sembrar en los corazones de hombres y mujeres que viven en esta época de desequilibrio global. En cada ser humano queda aún un rincón, un anhelo que espera encontrar una respuesta. La hemos buscado en donde no está, desviando así el sentido del universo.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 1
5 6 7 8 9 0 1 2