×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
12 Marzo 2019 04:09:00
¿Dónde quedaron 641 millones de pesos en ‘asesorías’?
Arrancarle información (pública, por lo demás) a la Secretaría de Finanzas en Coahuila no es tarea fácil. A sabiendas que cada solicitud es un camino largo y sinuoso, desde noviembre de 2018 quien esto escribe requirió vía transparencia el monto de los pagos por “asesorías” que hasta entonces había realizado el Gobierno del Estado por adjudicación directa, especificando qué áreas de la Administración fueron consideradas y quiénes los prestadores de servicios favorecidos. Lo básico, pues.

El tema no es menor si tomamos en cuenta que originalmente habían sido presupuestados 33.2 millones de pesos en ese rubro para 2018, y lo ejercido de acuerdo con el avance de la cuenta pública en el cuarto trimestre fueron 652 millones 945 mil pesos. Ese aumento exponencial, justo es decirlo, equivale a 20 veces más de lo aprobado en el Presupuesto de Egresos.

Para dimensionar el derroche del año anterior: en 2019 la Administración estatal ‘sólo’ gastará 154 millones 362 mil 775 pesos en “asesorías”.

Como la rendición de cuentas en el estado es un asunto kafkiano, fui citado en Finanzas el último día laboral del año pasado para revisar 10 mil fojas donde, a juicio de la Subsecretaría de Egresos y Administración, descansaban los comprobantes de pago por “asesorías” (también conocidas como “servicios profesionales, científicos, técnicos y otros”) a personas físicas y morales.

Y debía comparecer a una hora determinada ya que mi pregunta “implica la revisión de un gran número de documentos”, de lo contrario la Secretaría “se vería en la necesidad de destinar recursos humanos y/o económicos para su revisión e integración, viéndose sobrepasada en sus capacidades humanas, técnicas y presupuestales, toda vez que esta dependencia tendría que destinar a una persona única y exclusivamente para trabajar en la revisión de los documentos en donde se contiene la información solicitada para posteriormente procesarla e integrarla de la manera en que lo requiere el solicitante, entorpeciendo sus labores diarias” (SEFIN/UT/1122/2018).

No hay que perder de vista el verbo utilizado, “entorpecer”, ni tampoco el trasfondo del caso: la transparencia representa para ellos una dificultad y un obstáculo. A su vez la Secretaría de Finanzas, pese a contar con 536 servidores públicos (según su directorio, actualizado al 31 de diciembre) es tan frágil que una simple solicitud de información implica que “sobrepasen sus capacidades”. Es la gota que derrama el vaso.

Por otro lado, mediante el oficio SEFIN/UT/1113/2018, la misma dependencia envió a quien eso escribe una liga de internet (inservible, por lo demás) para acceder a información “disponible de manera sistematizada” que sencillamente conducía a ninguna parte, como se ha hecho costumbre en su actuar. Dicha respuesta nugatoria motivó a interponer un recurso de revisión ante el Instituto Coahuilense de Acceso a la Información, quien me concedió la razón y les obligó a entregar la respuesta en los términos que fue solicitada.

Así, a través del oficio SEFIN/UT/241/2019 con fecha 18 de febrero de 2019, no tuvo más remedio que responder finalmente que por concepto de “asesorías” en 2018 la Secretaría de Educación ejerció 3 millones 688 mil 499 pesos, la Secretaría de Gobierno 2 millones 088 mil, y la Secretaría de Finanzas 5 millones 573 mil 800.

Nada más.

Cortita y al pie

La suma de lo erogado entre las tres dependencias del Ejecutivo, por tanto, asciende a 11 millones 350 mil pesos. Esto, cabe señalar, se trata de información de carácter oficial y aquí viene lo interesante: eso significa que, en realidad, sólo gastaron una tercera parte de lo etiquetado inicialmente (33.2 millones).

¿Dónde quedaron, entonces, los otros 641 millones 595 mil pesos de diferencia que reportaron –irónicamente– también de manera oficial?

No cuadran sus propias cifras, y no son precisamente cacahuates.

La última y nos vamos

A partir de hoy, y todos los martes, jueves y domingos, la columna “Mosaico de Egos” se publicará en las ediciones de Grupo Zócalo (Saltillo, Piedras Negras, Monclova y Ciudad Acuña).

Agradezco el espacio editorial a su presidente y director general, Francisco Juaristi Santos, y especialmente a usted, de antemano, el contar con su lectura.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2