×
Abdel Robles
Abdel Robles
ver +
Licenciado en Ciencias de la Comunicación egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Reportero sección policiaca en Editora El Sol, reportero sección local El Norte, coeditor del vespertino Extra de Multimedios, director editorial del Periódico La Voz de Monclova, director Editorial de El Diario de Coahuila, Comunicación del Municipio de San Nicolás de los Garza, NL, director editorial de Zócalo Piedras Negras, y actualmente editor en jefe de Zócalo Monclova

" Comentar Imprimir
04 Septiembre 2016 03:10:32
Dónde se empinó el PRI
Esto de la rebelión en el PRI, se arreglaba con un telefonazo.

Claro, cuando había un dirigente nacional fuerte.

Pero ahora, una escaramuza local, provoca que se muevan en la sede nacional, los alborotó, sin necesidad, el que Samuel Rodríguez se haya puesto a las patadas con Javier Guerrero.

Como en todo, hay niveles, y el de Samuel es nada contra el del diputado federal.

Esas cosas que ponen a temblar a los priístas.

Vea usted que el PRI está desdibujado.

Se desgastó a nivel nacional porque no supieron defender a su Presidente de la República… y no lo supieron o quisieron defender, porque el grupo cercano al Presidente se volvió cerrado, y el Estado de México hizo lo que hicieron otros gobernadores en otros estados: Convertirse en bloques inexpugnables de poder… nada para el resto, y todo para ellos.

La gran riqueza del sistema mexicano durante más de 70 años, es que todos podían pasar a la piñata, algunos con palitos cortos y otros con cachiporra.

Pero todos le sacaban algún dulce.

Así pues, en menos de cuatro años se acabó la Presidencia.

Como se acaban gobiernos a causa del mismo problema: Cerrazón de grupo y cero concesiones para los demás.

Así se acaban cuando quieren apropiarse de la piñata y creen que todo se puede heredar.

Así de cerrado y abusivo fue Borge en Quintana Roo…

nada más él y su grupo, cerró la puerta al resto.

Así de corrupto e impositivo fue Duarte en Veracruz…

borró a todos los grupos y se quedó con su pandilla a devorar lo que encontraba.

Esta camada de priístas no leyó la historia de éxitos y se inventó un éxito basado en la soberbia.

El PRI se empinó por segunda vez.

Y así, debilitado, con un pretendido nuevo discurso, ni siquiera tiene la fuerza y el poder para arreglar las cosas con una llamada desde México, cuando se trata de una escaramuza sin sentido.

Tiene que encerrarse cuatro horas, obligarse a escuchar y definir todo, como si pidiera permiso.

Sin disciplina, sin la capacidad para bañarse y “salpicar”, como decían los viejos tricolores, este PRI ha perdido su esencia.

Y de ahí a perder la Presidencia, nomás es cosa de tiempo.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2