×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
25 Septiembre 2018 04:00:00
Drogas, legalización y narcoestado en México
La propuesta de la Comisión Global de Política de Drogas, que urge a México a modificar sus políticas antinarcóticos para evitar el riesgo de convertirse en un “narcoestado”, es un nuevo llamado internacional para revisar los paradigmas y las políticas prohibicionistas que han llevado a nuestro país al borde del caos y la violencia del narcotráfico. El saldo de 12 años de una fallida “guerra” contra los cárteles de la droga sólo le ha traído al país muerte, inseguridad y descomposición social por la ejecución violenta de casi 250 mil mexicanos, la desaparición de más de 37 mil personas y un gasto total para el país que se calcula en más de un billón de pesos en el combate a las drogas, sin que hayan disminuido ni la producción ni el tráfico y mucho menos su consumo y el negocio multimillonario de la organizaciones criminales que la controlan.

Es evidente que el llamado del grupo de expertos que conforman la citada Comisión Global, entre ellos varios expresidentes latinoamericanos que vivieron de propia mano el fenómeno del narcotráfico y sus efectos corrosivos en las sociedades y la paz de sus países, ya no es ni siquiera para el Gobierno saliente de Enrique Peña Nieto, sino para el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que parece estar mucho más receptivo a un cambio histórico en las políticas públicas con que se ha enfrentado hasta ahora el problema de la producción, el tráfico y hasta el consumo de drogas ilegales. Ya personajes del gabinete del presidente electo, como Olga Sánchez Cordero y Juan Ramón de la Fuente, han anticipado que, bajo la administración lopezobradorista México buscará impulsar ante la ONU un “cambio de paradigmas” en las políticas prohibicionistas, para avanzar hacia un esquema de “despenalización” de algunas drogas como la mariguana y la amapola con fines medicinales.

Y es que a estas alturas el debate sobre la legalización o no de las drogas en México, que ha sido largamente aplazado y manipulado por los últimos gobiernos, ya parece algo completamente rebasado ante la realidad de la violencia criminal asociada a los grupos del narcotráfico. Peña Nieto no sólo fue un reacio opositor a cualquier posibilidad de discutir cambios en la política antidrogas, sino que con la continuación de la misma estrategia de confrontación armada directa contra los capos de la droga, sin inteligencia financiera ni combate real al lavado de dinero, lo único que provocó fue escalar y generalizar los niveles de violencia en casi toda la República, superando incluso las cifras de homicidios violentos, desapariciones e impunidad registradas en el sexenio de su antecesor Felipe Calderón.

Todavía ayer que los expresidentes de la Comisión Global de Política de Drogas alertaban del grave peligro que corre México si no modifica urgentemente su política antidrogas, el presidente Peña hablaba en un foro internacional sobre “cómo combatir el sargazo” en las playas del caribe mexicano, mientras aquí su exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se decía en contra de cualquier esquema de legalización “porque eso no va a terminar con la inseguridad ni la violencia”.

En tanto el expresidente Ernesto Zedillo reconocía, en la presentación del Informe de la citada Comisión Global, que en su sexenio “apliqué políticas equivocadas en materia de drogas. La prohibición está mal y está causando mucho daño”, afirmó el exmandatario mexicano.

La pregunta es hasta dónde el Gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador va a ahondar en la ruta de un cambio real de paradigmas y políticas prohibicionistas que hasta ahora sólo ha logrado que le entreguen, como él mismo lo dijo recientemente, un país en una grave crisis de seguridad con más de 80 ejecuciones diarias. ¿Será López Obrador el presidente que saque a México de una guerra que siempre estuvo perdida y se atreva a buscar nuevas fórmulas y políticas que nos devuelvan la paz y la tranquilidad perdidas?

NOTAS INDISCRETAS…Al dato del recuento histórico de la totalidad de los votos emitidos en la elección de gobernador en Puebla se sumará una novedad más: la transmisión en vivo y en directo, a través de la plataforma de internet del Tribunal Electoral federal, de la apertura de los 7 mil 123 paquetes electorales y el conteo voto por voto que se llevará a cabo tanto en la Ciudad de México como en Toluca. Anoche, en sesión privada, los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación aprobaron que el recuento inicie hoy a las 8 de la mañana y que sea transmitido en tiempo real a través del internet para dar “total transparencia” a esta medida histórica que busca devolver el principio de certeza a los comicios poblanos. Y de paso también evitan suspicacias y “sospechosismos” de los actores políticos involucrados en esta elección bajo la lupa…En la explanada de la Delegación Cuauhtémoc, el jefe delegacional Rodolfo González presentó ayer el tercer y último informe de labores correspondiente a su demarcación en el que hizo un balance de los tres años de la administración iniciada por Ricardo Monreal y concluida por él en el último año. González fue autocrítico al reconocer que deja dos graves pendientes en delegación más poblada de la CDMX: la seguridad pública, sobre todo por el crecimiento de la delincuencia organizada en la delegación, que es sede de los principales grupos del narcotráfico, la Unión Tepito y la Antiunión Tepito, y el comercio en vía pública que sigue siendo un problema sin resolver sobre todo en el Centro Histórico.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2