×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
20 Diciembre 2016 04:00:00
Duerman con ropa
El triunfo de Cuauhtémoc Blanco a la Presidencia Municipal de Cuernavaca en 2015 fue producto del mismo hartazgo con la clase política que ha llevado al triunfo de Donald Trump en Estados Unidos o de Jaime Rodríguez, “El Bronco”, en Nuevo León.

En el caso de Cuauhtémoc, el Partido Social Demócrata (PSD) lo postuló como una forma simplemente de mantener su registro político. Un contrato firmado y fechado el 17 de enero de 2015 señala que el exfutbolista recibió 7 millones de pesos para ser candidato, aunque Blanco ha dicho que su firma en el contrato no es real.

El monto, presuntamente proporcionado por empresarios morelenses, lo recibiría Cuauhtémoc sin importar si ganaba o no la elección. De hecho, los líderes del PSD seguramente no pensaban que el candidato pudiera ganar. Pero el registro político es suficientemente valioso como para hacer la inversión.

Los líderes del PSD no se inmutaron ni siquiera por el hecho de que Cuauhtémoc al parecer no cumplía con el requisito de residencia. Por eso le acreditaron la misma residencia que Roberto Yáñez Moreno, líder del PSD, quien ocupó el cargo de secretario de Gobierno en los primeros meses de la Administración.

Yáñez Moreno y los políticos que pensaron que podrían controlar a Cuauhtémoc, sin embargo, claramente no lo lograron. El 11 de julio de 2016, Blanco destituyó a Yáñez Moreno como secretario de Gobierno. Éste le ha respondido presentando acusaciones en su contra.

Blanco perdió el respaldo del PSD, pero no ha sabido obtener nuevos aliados entre la clase política morelense. Por eso el 16 de diciembre el Congreso del Estado determinó en juicio político que el Alcalde es “culpable por acción y omisión” por haber mentido sobre su residencia.

La Suprema Corte de Justicia ha otorgado, sin embargo, suspensiones a Blanco que impiden su destitución mientras los ministros no aborden el fondo del asunto.

El caso de Cuauhtémoc nos muestra muchos de los aspectos negativos de la actual política mexicana. Nos señala, en primer lugar, cómo algunos partidos siguen siendo verdaderos negocios familiares, como el PSD controlado por los hermanos Roberto y Julio César Yáñez Moreno.

También sugiere que un juicio político tiene que ver fundamentalmente con el número de votos que se controlen en la Legislatura y no con razones jurídicas. Si Cuauhtémoc no tenía residencia en el lugar que declaró antes de iniciar la campaña, el problema es del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana que aceptó el registro o de los partidos que no cuestionaron en su momento la veracidad de la información. En este momento la elección de Cuauhtémoc ya es cosa juzgada.

Otra cosa que nos dice la disputa es que el poder debe tener muchos beneficios. Por eso los políticos viejos y nuevos se lo disputan con tanto ahínco a pesar de que dicen que el servicio público es un sacrificio.

Mientras los políticos se pelean la Presidencia Municipal, Cuernavaca sigue cargando enormes problemas. Las finanzas públicas han estado maltrechas cuando menos desde la administración de Manuel Martínez Garrigós de 2009-2012.

Cuauhtémoc no parece haber logrado grandes avances, pero lleva menos de un año y difícilmente podría haber resuelto los problemas en este tiempo. Tampoco, sin embargo, se preocupa mucho. Todos sus esfuerzos parecen destinados a aferrarse al puesto. Los servicios para los cuernavaquenses son lo menos importante.

Más impuestos

A través de la Miscelánea Fiscal 2017 el SAT determinó cobrar un peso de impuesto especial a las bebidas lácteas con endulzantes. Supongo que el Gobierno necesita más dinero para pagar los sueldos y bonos navideños de funcionarios y políticos.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add